El Gobierno de Andorra cerró 2018 con un superávit de gestión de 10,8 millones

El Gobierno de Andorra cerró 2018 con un superávit de gestión de 10,8 millones
SFG
Publicado 27/03/2019 19:56:41CET

ANDORRA LA VELLA (ANDORRA), 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Finanzas de Andorra, Jordi Cinca, ha presentado este miércoles el balance presupuestario del 2018 del Gobierno, y que se ha cerrado con un superávit de gestión de 10,8 millones de euros, el resultado de unos ingresos de 432 y unos gastos de 421 (sumando los de funcionamiento y los de capital).

Esta cifra positiva se convierte en déficit de caja, concretamente de 2,2 millones, si se tienen en cuenta los gastos financieros que el Gobierno asume para pagar su deuda pública, ha informado el ministro en funciones, en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Cinca ha recordado que se suman cinco años consecutivos con superávit de gestión y que los 2,2 millones de déficit contando el gasto financiero está "muy por debajo" de lo que establece la Ley de sostenibilidad de las finanzas públicas: el Ejecutivo tiene que estar por debajo del 1% del PIB global y, concretamente, el 2018 se ha cerrado en el 0,08%.

Los ingresos han aumentado un 2,16% en relación al ejercicio del 2017, gracias sobre todo al incremento de los impuestos indirectos; más concretamente, el de plusvalías y el de la renta de personas físicas, de reciente creación en el país.

Los gastos también han aumentado: un 5,67%, incremento que Cinca atribuye sobre todo a una transferencia a los comuns (ayuntamientos) no contemplada en el presupuesto inicial de 7 millones, y después de que el Consell General (parlamento) desestimara la congelación de esta partida que se realiza cada año por ley.

No obstante, y teniendo en cuenta que los comuns también suman superávits en sus balances presupuestarios, "la deuda global del país ha disminuido por primera vez en muchos años", ha celebrado Cinca.

SUPERÁVIT DE CAJA DE 16,6 MILLONES

A nivel global, en estos cuatro años de legislatura el superávit de gestión ha alcanzado los 77,4 millones y el de caja los 16,6: "Hemos conseguido consolidar un sistema fiscal suficiente para hacer frente a los gastos corrientes del país".

Pero esta diferencia de unos 61 millones entre la gestión y la caja demuestra el elevado coste financiero que el Gobierno tiene que asumir anualmente, y Cinca ha recordado ejercicios como el de 2009, cuando se tuvo que asumir un déficit de 116 millones.

El ministro ha planteado que el escenario actual de tipos de interés bajos cambiará y que, si no se rebaja la deuda, en el futuro "será más complicado mantener el equilibrio presupuestario".

Contador

Para leer más