Un 38% más de las multas en Barcelona podrán sustituirse por cursos, mediación y trabajos sociales

Publicado 25/08/2019 11:31:00CET
El concejal Marc Serra y el director de Atención y Acogida al Inmigrante de Barcelona, Ramon Sanahuja. Foto de archivo
El concejal Marc Serra y el director de Atención y Acogida al Inmigrante de Barcelona, Ramon Sanahuja. Foto de archivo EUROPA PRESS

BARCELONA, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado un decreto que amplía en un 38% los supuestos en los que el infractor de una ordenanza municipal puede evitar pagar una multa si cumple con alguna medida alternativa --como cursos educativos, trabajos en beneficio de la comunidad y mediación--.

En un comunicado este domingo, el concejal de Derechos de Ciudadanía, Marc Serra, ha informado de que esta reforma aspira a "promover una cultura de justicia restaurativa", puesto que la finalidad de las sanciones no es recaudar dinero sino corregir conductas contra el bienestar colectivo.

En algunos supuestos, se podrá evitar la multa realizando un plan de desarrollo personal o "cualquier otra actividad que el Ayuntamiento, con el consentimiento de la persona infractora, acuerde en sustitución de la sanción económica", ha informado el consistorio.

COLECTIVOS VULNERABLES

El concejal ha destacado la introducción de la mediación como medida alternativa a la sanción, una de las novedades del decreto: "Nos servirá para aquellos casos en que haya personas o colectivos perjudicados".

Esta normativa sustituye la regulación anterior, que data de 2013, e introduce mejoras en los protocolos de coordinación con los servicios sociales con el objetivo de "evitar que las personas más vulnerables acaben en una situación de más vulnerabilidad por este tipo de sanciones", según el concejal.

Además, se introducen en los supuestos suceptibles de sustitución las sanciones por infracciones menos graves y graves --no solo leves--, a los que podrán acogerse todos los multados no reincidentes residentes en Barcelona, así como los menores de edad y las personas en situación de vulnerabilidad, residan o no en la ciudad.

En el caso de los menores, la sustitución se ofrecerá de forma expresa, mientras que los adultos deberán pedirla mediante una solicitud; las horas a dedicar a los trabajos en beneficio de la comunidad también varían en función de si el infractor es o no mayor de 18 años.

Contador