Acaba la reagrupación de rebaños en el Pirineu de Lleida para evitar daños de osos

Agrupamiento de ovejas
GENCAT
Publicado 31/10/2018 11:33:07CET

Este año se han organizado seis agrupamientos con 5.600 ovejas y cabras

LLEIDA, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los pastores que trabajan en el marco del proyecto PirosLife, de consolidación de la presencia del oso pardo en los Pirineos, han finalizado la bajada de los rebaños de ovejas que han sido protegidos en agrupamientos vigilados durante los últimos cinco meses.

El agrupamiento de rebaños de una de las medidas preventivas puestas en marcha dentro del proyecto que ha demostrado ser más efectiva para minimizar bajas en los rebaños de ovino durante los meses de verano, cuando pastan en zonas con presencia permanente de osos en cotas altas, ha informado este miércoles en un comunicado la Conselleria de Territorio y Sostenibilidad.

Este año se han organizado seis agrupamientos de rebaños en Gausac-Casau, Bagergue, Isil, Tavascan, Bonaigua, Boldís-ÀreuBagergue, con 5.600 ovejas y cabras de 36 propietarios y ganaderos diferentes, que se han acogido a esta medida preventiva gratuita de la Generalitat y el Conselh Generau d'Aran.

El número de pérdidas en rebaños protegidos con estos agrupamientos vigilados son significativamente más bajas que en el resto de rebaños: en 2018 el 88% de las muertes de ganado por ataques de oso se ha producido en rebaños de propietarios que han rechazado acogerse a esta medida gratuita.

En los seis rebaños agrupados y protegidos, que incluyen 5.600 cabezas de ganado, el oso ha depredado a ocho ovejas y una cabra, un 0,16% del total, y algunos animales han muerto ahogados dentro del cercado después de un intento de ataque oso; mientras, en rebaños sin proteger se han producido 50 ataques sobre ovejas o cabras, con 86 animales muertos.

EXPLOTACIONES APÍCOLAS

En cuanto a las explotaciones apícolas, según la Conselleria se han producido cuatro ataques en ocho colmenas no protegidas y 12 ataques sobre 51 colmenas en explotaciones protegidas.

La Generalitat sostiene que el grueso de las partidas económicas del proyecto PirosLife se han destinado hasta ahora a la prevención de daños a la ganadería, en concreto el 35% de los 1,7 millones invertidos.

De los 2,5 millones totales con que cuenta este proyecto europeo, Europa aporta el 75% de los fondos, y el 25% restante lo hacen los socios: la Conselleria de Territorio, el Conselh Generau d'Aran, la Fundación Oso Pardo, la Forestal Catalana y la Universitat de Lleida.

La Generalitat ha destinado cerca de 200.000 euros este 2018 a la contratación de pastores, la mejora de instalaciones para pastores y la adquisición de material para cabañas y barracones.

La Generalitat y el Conselh Generau d'Aran compensan las pérdidas de los ganaderos por ataques de oso, tanto de los que se acogen a las medidas de vigilancia como de los que no, y en 2017 las indemnizaciones a ganaderos por daños de osos representaron 33.000 euros.

Contador