7 de abril de 2020
 
Actualizado 27/02/2020 20:15:14 +00:00 CET

Aena sostiene que la terminal satélite del Aeropuerto de El Prat depende de mejorar pistas

Maurici Lucena, Xavier Faus y Xavier Llinares
Maurici Lucena, Xavier Faus y Xavier Llinares - EUROPA PRESS

Compensará si se amplía por La Ricarda y pide un debate sobre el futuro de la infraestructura

   BARCELONA, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Aena, Maurici Lucena, ha sostenido que la futura terminal satélite del Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat "tendrá sentido" si también se aumenta el número de operaciones que realiza, lo que requiere una reconfiguración de las pistas o la ampliación de una de ellas.

Lo ha dicho este jueves en la sesión inaugural del ciclo 'Infraestructuras y movilidad para una Barcelona de siglo XXI' del Círculo de Economía, moderada por su presidente, Javier Faus, y el director territoral de BBVA Catalunya, Xavier Llinares.

Lucena ha apostado por que el Aeropuerto de Barcelona se pueda convertir así en un 'hub' internacional de primer nivel, como los de Heathrow (Reino Unido), el Charles de Gaulle (Francia) y Atlanta (Estados Unidos), para lo que ha asegurado que la infraestructura ya tiene potencialidades para conseguirlo.

Ha rechazado que se pueda conseguir este 'hub' sumando la operativa de diversos aeropuertos, con el de Girona y Reus, sino que se tiene que hacer aceptando la certeza técnica de que hay que ampliar la capacidad de El Prat: "Los 'hubs' son un aeropuerto".

En la ponencia, que ha llevado como título 'El 'hub' internacional de Barcelona, herramienta para el desarrollo sostenible de Catalunya', Lucena ha defendido que para aumentar la capacidad aérea de El Prat hay dos opciones: utilizar las pistas de una manera "más eficiente", usando las dos pistas para aterrizar y despegar, o ampliar la pista que se encuentra en el lado mar en 500 metros.

Lucena ha remarcado que el desarrollo del Aeropuerto de Barcelona con la terminal satélite, que se prevé que esté acabada en 2026, "se producirá si y sólo si" se hace en paralelo con el del lado aire, alertando de que actualmente solo se realizan unas 80 operaciones por hora y se tendría que llegar a las 90.

"No hay más opciones", ha aseverado Lucena y ha indicado que, si no se toman decisiones ya, el Aeropuerto de Barcelona llegará a su máxima capacidad en 2026, con 55 millones de pasajeros --registró 52,7 millones de usuarios en 2019--, y perderá fuelle como motor económico para la ciudad y Catalunya.

A la ponencia han asistido la delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera; el expresidente de la Generalitat, José Montilla; los exalcaldes de Barcelona Joan Clos y Jordi Hereu; el delegado especial del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona (CZFB), Pere Navarro, y el presidente de CaixaBank, Jordi Gual.

INCONVENIENTES DE ALARGAR

Lucena ha expuesto que alargar la pista más cercana al mar permitirá que puedan aterrizar y despegar aviones de más capacidad, que ahora solo lo pueden hacer desde la pista montaña, lo que servirá para incrementar el número de operaciones.

No obstante, ha remarcado que esta opción tiene como inconveniente que se invadirá el espacio protegido de La Ricarda, en el Prat de Llobregat (Barcelona), pero ha aseverado que ofrecerán compensaciones, en una proporción de 1 a 5, es decir, "rehacer" cinco veces el impacto ambiental que tendrá la ampliación, lo que ha subrayado que está contemplado en la legislación europea.

Ha señalado que alargar la pista mar también supondrá reducir la contaminación acústica del Aeropuerto de Barcelona, sobre todo para los municipios de Gavà y Castelldefels (Barcelona), puesto que se alejará la operativa de éstos.

Lucena ha pedido que los diferentes agentes públicos y privados se expresen y participen en el debate para establecer cuál es el "interés público" sobre el futuro del Aeropuerto de El Prat y la economía barcelonesa y catalana.