Los alojamientos catalanes prevén un mejor verano por la recuperación interior

Publicado 04/07/2015 11:31:47CET
EUROPA PRESS

BARCELONA, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

El sector de los alojamientos turísticos de Catalunya prevé un buen verano, con ligeros incrementos respecto al año anterior, en muchos casos gracias a la mejora del turismo interior.

En Tarragona, la Asociación de Campings prevé una temporada positiva principalmente por la recuperación del mercado nacional, que en 2014 representó un 54% del volumen total de clientes, un 4% más que en 2013, y se prevé que las reservas para este año sigan un patrón similar.

La tendencia de las reservas es similar a la del año pasado, cuando la ocupación de los campings de Tarragona registraron una ocupación del 60% entre junio y agosto, y la buena climatología prevista y "la cada vez más consolidada recuperación del turismo español" hacen ver con optimismo la evolución de las reservas, que se espera que en los próximos días se animen aún más.

Sin embargo, en la Costa Daurada la ocupación para el mes de julio se presenta entre un 10 y un 15% inferior a la de 2014, según datos de la Asociación Hotelera Salou-Cambrils-La Pineda, que ha estimado que el turismo ruso caerá un 50%, mientras que el turismo doméstico se está recuperando, aunque a un ritmo inferior que en otras zonas de España.

GIRONA Y BARCELONA

En Girona, la Asociación de Turismo Rural prevé una mejor temporada de verano gracias también a una "tímida" recuperación del mercado interno, que ha permitido un ligero incremento de reservas y que se prevé que aumenten más con las reservas de última hora.

Para los meses de julio y agosto, las comarcas de la costa --especialmente Alt y Baix Empordà-- obtienen los índices de reservas más elevados, alrededor del 75% en julio y el 85% en agosto, mientras que las comarcas del interior y montaña se mantienen entre el 60 y el 80%.

En el momento actual, el nivel de reservas para el verano se mantiene igual o ligeramente superior al año pasado, y el público nacional es el mayoritario, aunque los establecimientos que mantienen mejores niveles de ocupación lo hacen gracias a los clientes extranjeros, especialmente de Francia y Benelux.

Por su parte, la Federación de Hostelería de las comarcas de Girona prevé ocupaciones similares a las del año pasado, de entre el 65 y el 70% en las zonas de la costa, mientras que en Girona ciudad oscilarán entre el 55 y el 60% y en las zonas de interior, entre el 40 y el 50%.

En cuanto a Barcelona, el Gremio de Hoteles no ha hecho previsiones, y la Asociación de Apartamentos Turísticos (Apartur) prevé un 80% de ocupación en julio y un 85% en agosto, unas cifras similares a las del año pasado, del 83% de promedio, que califican de positivas, con una demanda de reservas principalmente de Francia, Reino Unido y países escandinavos.

TURISMO DE MONTAÑA

En Lleida, el Patronato de Turismo prevé una buena temporada de verano, con un incremento cercano al 5% en el número de visitantes y de pernoctaciones respecto al año pasado, lo que repercutiría en un mayor volumen de negocio.

Los diferentes subsectores de alojamiento turístico de la demarcación de Lleida se muestran optimistas de cara a la nueva temporada al haberse constatado un aumento de la demanda del turismo de interior y de montaña, así como porque el nivel de reservas en estas fechas está siendo más elevado que años anteriores.

El patronato calcula que, si se cumplen estas previsiones, las comarcas de Lleida recibirán durante las vacaciones de verano a unos 550.000 turistas, que generarán alrededor de' 1,6 millones de pernoctaciones, al margen de las segundas residencias.

El mes de agosto, como ya es habitual, será el que comportará una mayor demanda turística con una media de ocupación que oscilará entre el 65% y el 85%, según el tipo de alojamiento y la zona turística, aunque en algunas fechas, destinos y tipologías de alojamiento los porcentajes pueden llegar a plena ocupación en las zonas del Pirineo y por el fin de semana del 15 de agosto.

Para leer más