(Ampliación) Pasqual Maragall anuncia que padece Alzheimer

Actualizado 20/10/2007 17:25:52 CET

BARCELONA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente de la Generalitat Pasqual Maragall anunció hoy públicamente que "hace unos meses" se le diagnosticó "un principio" de la enfermedad de Alzheimer.

Acompañado de su esposa, Diana Garrigosa, y tras realizar una visita a la Unidad de Memoria del Servicio de Neurología del Hospital Sant Pau de Barcelona, Maragall hizo pública su afección y anunció que, a partir de ahora, dedicará "buena parte" de su tiempo a trabajar para combatir esta enfermedad.

"Hicimos los Juegos --Olímpicos--, hicimos aprobar y refrendar el Estatut, y ahora iremos a por el Alzheimer", aseveró Maragall, en una intervención ante la prensa en la que no hubo preguntas y que se cerró con un espontáneo aplauso al ex presidente.

Maragall se mostró convencido de que "dentro de 10 ó 15 años esta enfermedad será vencible y vencida", y aseguró que utilizará toda su "capacidad de influencia" para ayudar a hacer avanzar, en la medida que sea posible, la investigación sobre esta patología. "Igualmente, considero que haciendo pública mi enfermedad puedo ayudar a mejorar la consideración social de los enfermos de Alzheimer", aseveró.

El ex presidente catalán se mostró así decidido a "dedicar una parte" de su tiempo a esta causa, aunque puntualizó que "no todo", puesto que seguirá trabajando en el campo de las políticas europeas, a través de la Fundación Catalunya-Europa que él mismo impulsó y que, anunció, se constituyó ayer mismo.

Maragall inició su explicación señalando que su visita de hoy al Hospital Sant Pau no sólo respondía a su seguimiento de la evolución de los hospitales, sino también a "una razón más personal y más reciente" que quería hacer pública para hacer frente a algunos rumores.

"Durante los últimos días, los rumores sobre mi salud se han extendido impulsados por razones que a veces son santas y a veces no tanto, y creo que a veces han sido incluso un poco interesadas, más que altruistas o producto de la curiosidad científica", señaló.

"ME ENCUENTRO BIEN".

Maragall, que incluso bromeó señalando que "algunos" confunden el nombre de la patología con el del Eissenhower, aseguró que, pese a todo, se encuentra "bien" de salud e, incluso, "mejor que hace un año". "Empiezo esta nueva etapa con optimismo y en compañía de una familia y amigos que me apoyan y me hacen feliz", afirmó.

Con total entereza, remarcó que en su caso personal y gracias a su trayectoria política, como alcalde de Barcelona y presidente de la Generalitat, se puede considerar "un ejemplar privilegiado de las personas afectadas": "Todo el mundo me conoce por la calle y me saludan por mi nombre, de forma que es muy difícil perder la identidad en esas condiciones", señaló, y agradeció que habitualmente muchas personas le recuerden los sucesos importantes de Catalunya y Barcelona en los que él ha estado implicado.

"Es un privilegio que quiero poner al servicio de una causa bien concreta como ésta", añadió. "Quiero ayudar a derrotar esta enfermedad. No es fácil, pero la visita que acabo de hacer más bien nos conduce a ser optimistas, al menos a medio y largo plazo. Y lo haré personalmente y acompañado de todos los que quieran y me puedan ayudar en la medida de sus posibilidades, económicas o profesionales o científicas", afirmó.

Para ello, dijo ponerse a disposición de la consellera de Salud, Marina Geli, y dijo que se pondría también en contacto con el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, para hacer también que el Hospital Sant Pau "se convierta en un centro de referencia" de la investigación contra el Alzheimer.

"En ningún lugar está escrito que esta enfermedad deba ser invencible, más bien, últimamente se dice lo contrario", afirmó, y señaló la vacuna descubierta recientemente en Estados Unidos que, aplicada en personas jóvenes, podría reducir el impacto de la patología en personas propensas a ella.

Además de este trabajo, Maragall aseguró que piensa seguir "ayudando a crear instrumentos políticos nuevos" en el marco europeo, en el que ha concentrado su actividad desde que abandonó la presidencia de la Generalitat, el año pasado, y después la presidencia del PSC.

Así, señaló el Partido Democrático Europeo (PDE), nacido en Italia el año pasado con su apoyo. Aunque rechazó que él pueda encabezar la actividad política de esta nueva formación, consideró "totalmente oportuna" la aparición de este partido y destacó que es un proyecto que había impulsado ya "hace nueve años", cuando se trasladó a Roma tras abandonar la alcaldía de Barcelona, momento en el que, explicó, registró también formalmente el Partit Català d'Europa.

También anunció que seguirá "al frente de la Fundación Catalunya-Europa, que ayer se constituyó" junto a Helena Guardans y Max Vives, con el objetivo de "centrar el análisis de las buenas prácticas aplicadas a campos concretos y financiado por empresarios que quieran hacerlo", con lo que "los temas hospitalarios y médicos no están excluidos" del trabajo de esta fundación, señaló.

Por último, se propuso "colaborar con la empresa Catalana d'Iniciativas" que él mismo impulsó como alcalde de Barcelona, y explicó que ya se lo había hecho saber al conseller de Economía, Antoni Castells, y al Ayuntamiento.