Arcadi Espada: el soberanismo subestimó al Estado pero el Estado es "poco consciente de sí mismo"

Arcadi Espada, escritor y periodista
EUROPA PRESS
Publicado 08/09/2018 10:58:04CET

   Publica una reedición actualizada de 'Contra Catalunya' 21 años después

   BARCELONA, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

El escritor Arcadi Espada ha afirmado que el independentismo subestimó la fuerza del Estado de derecho al llevar el proceso soberanista hasta el 1-O, pero ha advertido de que el Estado español tiene una fuerza limitada porque "es muy poco consciente de sí mismo" desde el punto de vista simbólico.

   En una entrevista de Europa Press al reeditar 'Contra Catalunya', ha criticado que el presidente Mariano Rajoy permitiera lazos amarillos al intervenir la autonomía; que el sucesor, Pedro Sánchez, reciba al presidente Quim Torra con lazo, y que se aireen las condiciones en que la Policía se traslada a Catalunya: según él, el simbolismo es importante; sobre todo, para acabar articulando mayorías.

   Considera que estos ejemplos son signos de debilidad estatal que dan al soberanismo una importante victoria simbólica: no le sirve para lograr la independencia, pero sí para "desmoralizar" al adversario.

   Espada afirma que todo eso no impide que el 1-O fuera la derrota de los independentistas, y ahora deben elegir entre dos caminos: insistir en la actual dirección o reconocer una derrota y que "alguien en ese mundo salga, regenerador, y diga 'Va, vamos a arreglarlo, vamos a volver a la democracia", sin renunciar a reintentarlo.

   "No vamos a negar que hay una mayoría de catalanes que están por el independentismo o por el nacionalismo. Tiene que replegarse y dar origen a un nuevo líder y un nuevo programa político", dentro de la ley, y les augura años de hegemonía.

   En cuanto al lado constitucionalista, Espada, uno de los impulsores de la plataforma que dio lugar a Cs, ve a este partido como lo más moderno de la política española, pero aún con dificultad de arrebatarles esa hegemonía.

'CONTRA CATALUNYA'

   Su libro se editó en 1997, mucho antes de empezar el proceso soberanista, y refleja su visión de cómo el presidente Jordi Pujol se consolidó mientras él mismo se consolidaba como periodista: ejemplifica la construcción del pujolismo con anécdotas significativas de su trabajo y analizando informaciones que publicaba sobre la gestión del Govern, la corrupción y la política cultural y lingüística.

   El epílogo que ha escrito para la reedición, 21 años después, afirma que el primer libro "no era anuncio de lo que iba a pasar sino descripción de lo que ya estaba pasando".

MESSI DESENCADENÓ EL PROCESO

   Ese epílogo ('Postfacio, que no postfascio') sugiere que el proceso soberanista empezó mientras el FC Barcelona jugaba el mejor fútbol de la época y que los impulsores del proceso canalizaron la euforia deportiva de la masa para que desembocara en euforia política: así, "¿quién ha desencadenado el proceso? Messi".

   "Se creyeron que la independencia era como ganar la Champions. Y estoy hablando de esos dos millones", afirma Espada.

   En cambio, no cree que la crisis económica fuera el desencadenante, pero "sí fue aprovechada" por los independentistas para desprestigiar a España.

   Sobre las condiciones previas que hicieron posible desencadenar el proceso, él destaca un "acomplejamiento" del PSC y del PSOE ante CiU desde que les tacharon de traidores al surgir el caso Banca Catalana; y también acusa a José María Aznar (PP) de complicidad con el presidente Jordi Pujol, protagonista de fondo durante todo el libro.