Aumentan las agresiones del entorno del agresor a víctimas de violencia machista

Lazo morado durante la lectura del manifiesto contra la violencia machista
EUROPA PRESS
Actualizado 24/11/2017 13:51:34 CET

BARCELONA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las agresiones a víctimas de violencia machista por parte del entorno del agresor han aumentado en el último año, según ha detectado la Creu Roja entre las personas que atiende, que ha registrado en Catalunya 65 casos de agresiones a víctimas --tanto del agresor como de su entorno-- en 2017, el doble que el año anterior.

La responsable del Servicio de atención y protección a víctimas de violencia de género (Atenpro) de la entidad, Gemma Roces, ha explicado a Europa Press que el agresor suele presentarse como víctima y culpar a la mujer de la situación, por lo que familiares y amigos se "solidarizan" con él e intimidan y tratan de agredir a la víctima.

Roces ha destacado que la violencia machista es el máximo exponente de las desigualdades de género, perpetuadas por la sociedad en todas sus formas y que transmiten la superioridad de los hombres: "Hasta que no cambien las miradas entre los sexos, y sean de igual a igual, estas situaciones de violencia continuarán existiendo", y ha añadido que se trata de un trabajo de generaciones.

El servicio Atenpro ha atendido 2.728 mujeres este año, un 4,1% más que en 2016, y ha registrado estas alarmas de agresión a través de un dispositivo móvil que entrega a las víctimas y que les ofrece apoyo psicosocial de profesionales las 24 horas, todos los días del año.

Solo el 2% de las alarmas son por agresiones --aunque siguen creciendo y en 2016 ya se duplicaron respecto al año anterior--, y muchas son por situaciones de miedo.

Creu Roja también frece atención psicosocial a los hijos de las víctimas, y Roces ha destacado que cuando presencian una agresión, aunque no la reciban directamente, son también víctimas de esta situación, a lo que se suma que son "más frágiles" que las madres.

La entidad cuenta con proyectos de empleo para reforzar las competencias personales y profesionales para su inserción laboral --en los que han participado 230 mujeres este año, con una inserción del 30%--, y trata de sensibilizar a empresas para corresponsabilizarlas contra esta lacra social.

También trabaja con talleres de defensa personal para las víctimas --que han presentado este viernes en Barcelona--, que ayudan a su recuperación: "Procuramos que pierdan el miedo, que se sientan fuertes y recuperen una fortaleza personas que esta dañada o perdida", ha explicado.

SIN RELACIÓN CON LA FAMILIA

En el conjunto del Estado, el 80,5% de las mujeres víctimas de violencia atendidas por Cruz Roja no podía relacionarse con su familia, según el Boletín sobre vulnerabilidad social de la entidad, que recogió que el 88,7% de las mujeres atendidas sufrió violencia física, el 61,7% violencia sexual y el 96,7% violencia psicológica.

El perfil de mujeres atendidas comprende entre 25 y 54 años, han estado desempleadas más de un año, con un nivel de estudios de Secundaria y han tenido contratos temporales, la mayoría en el sector servicios.

En todo el Estado, más de 2.000 mujeres han participado en proyectos de inserción de Cruz Roja, y 550 han logrado entrar en el mercado laboral gracias a la colaboración de empresas, y más de 5.660 personas han participado en más de 680 acciones de formación sobre igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.