El Ayuntamiento de Barcelona aprueba la organización municipal tras un acuerdo de última hora

Actualizado 16/07/2019 15:08:20 CET
Janet Sanz, Ada Colau y Laia Bonet
Janet Sanz, Ada Colau y Laia Bonet - EUROPA PRESS

BARCELONA, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado este martes en un pleno extraordinario la organización municipal que fija el cartapacio, tras un acuerdo de última hora por el que el Gobierno de BComú y PSC y también ERC, PP y BCN Canvi han votado a favor de todos los puntos, mientras que JxCat ha votado en contra de los referentes a las comisiones municipales y sus presidencias, en los que Cs se ha abstenido.

En cambio, se han aprobado por unanimidad las retribuciones y los representantes municipales en el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), en el Consorcio de la Zona Franca y en las empresas municipales, tras unas negociaciones en las que también se han abordado la distribución de cargos eventuales, que no requiere votación.

El Gobierno de Ada Colau y los grupos de la oposición han alcanzado el acuerdo minutos antes de empezar el pleno, en una reunión celebrada a primera hora, después de que no consiguieran ningún pacto durante este lunes, con discrepancias sobre todo en las presidencias de comisiones y la distribución de cargos eventuales.

El acuerdo establece que se crean cuatro comisiones, cuyas presidencias quedan repartidas entre el Gobierno municipal y ERC: la de Derechos Sociales, Cultura y Deportes estará presidida por Laura Pérez (BComú) con vicepresidencia para Margarita Marí Klose (PSC), y la de Economía y Hacienda, con Jordi Castellana (ERC) de presidente y Montserrat Ballarín (PSC) de vicepresidenta.

También se crea la de Presidencia, Derechos de Ciudadanía, Participación, Seguridad y Prevención, con Albert Batlle (PSC) y Jordi Martí (BComú), y la de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad, con Maria Bohigas (ERC) y Janet Sanz (BComú), en una organización de las comisiones que prácticamente mantiene la del pasado mandato.

El pleno también ha abordado los decretos de cartapacio que ha firmado la alcaldesa desde que se constituyó el Ayuntamiento hace un mes, como nombramientos y ceses de personal eventual y directivo del Ayuntamiento y delegaciones de competencias.

Las retribuciones son prácticamente las mismas que en el pasado mandato: la anual para la alcaldesa es de 100.000 euros si se dedica exclusivamente al cargo --aunque tiene limitado el sueldo, como el resto de concejales de BComú--, mientras que los tenientes de alcalde perciben 98.192 anuales brutos; los presidentes de grupos municipales, 92.600; los concejales del ejecutivo, 84.532, y los de la oposición, 56.387, entre otros cargos.

Aunque no se ha votado en el pleno, todas las presidencias de los distritos han quedado en manos de la oposición, aunque algunas siguen abiertas, y la oposición tendrá 39 cargos eventuales de los 124 disponibles --el resto serán para el Gobierno municipal--, según fuentes municipales.

GOBIERNO DE BCOMÚ Y PSC

La alcaldesa ha reiterado que el Gobierno municipal será "fuerte, estable y dialogante" y que sus 18 concejales priorizarán la reducción de las desigualdades, la emergencia climática, impulsar el empleo de calidad, y mejorar la seguridad y la convivencia.

Además, ha añadido que su ejecutivo también trabajará por los valores y el compromiso con los derechos humanos y el feminismo: "Barcelona debe ser una ciudad de esperanza frente a los discursos de odio y la extrema derecha", ha pedido Colau a la oposición en el pleno, cuya mesa de presidencia está compuesta por primera vez por tres mujeres --Colau, Janet Sanz y Laia Bonet--.

El primer teniente de alcalde, el socialista Jaume Collboni, ha dicho que el acuerdo de Gobierno con BComú garantiza que no se avalará el uso partidista del Ayuntamiento y que el cartapacio acordado refleja las prioridades de la ciudad, y ha pedido a la oposición superar la política de bloques para alcanzar grandes acuerdos.

OPOSICIÓN

Ernest Maragall (ERC) ha reprochado al Gobierno municipal la "falta de generosidad institucional y el tacticismo" en la negociación del cartapacio, lo que, según él, ha provocado que no haya unanimidad, y ha asegurado que los concejales republicanos trabajarán desde la educación y la cultura para mejorar la ciudad.

La 'número dos' de JxCat, Elsa Artadi ha asegurado que Barcelona se enfrena a una emergencia de seguridad, climática, habitacional, social, productiva y humanitaria, y ha lamentado la ausencia del líder de su grupo municipal, el exconseller encarcelado Joaquim Forn, como han hecho también Colau y Maragall.

Luz Guilarte (Cs) ha asegurado que Colau y Collboni prometieron mano tendida a la oposición pero hasta ahora sólo ha habido desconsideración e inmovilismo, ha preguntado a Collboni si hará algo con el lazo amarillo en el balcón del consistorio y ha dicho que el PSC "es de lunes a miércoles constitucionalista" y el resto de la semana pacta con JxCat en la Diputación de Barcelona.

Desde el PP, Josep Bou ha recordado que el pasado mandato ya gobernaron BComú y PSC --ha dicho que entonces Colau era más fuerte y se la veía menos cansada--, y ha cargado contra el PSC porque el lazo amarillo sigue en el balcón y el salón de plenos sin retrato del Rey: "¿Qué tipo de partido constitucionalista es?"

Manuel Valls (BCN-Canvi) ha celebrado que el acuerdo de BComú y PSC porque lo ve una derrota para el independentismo: "Si Quim Forn no está aquí es porque estamos en un Estado de Derecho. En España no hay presos políticos", y ha instado al Gobierno municipal a abordar el problema de seguridad de la ciudad.

Al final del pleno, trabajadores de Metro han protestado por la presencia de amianto en la red, y representantes del Csif han reclamado un nuevo modelo policial para la Guardia Urbana y medidas urgentes para combatir la inseguridad.

Para leer más