Publicado 19/02/2016 19:21CET

Ayuntamiento y Generalitat acuerdan "evaluar" las derivaciones de pacientes en Barcelona

El conseller de Salud, Toni Comín, en el Parlament
EUROPA PRESS

   Buscan reforzar el "carácter público" de la atención sanitaria en la ciudad

   BARCELONA, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El Ayuntamiento de Barcelona y la Conselleria de Salud de la Generalitat han acordado este viernes "evaluar" el uso de recursos asistenciales y las derivaciones de pacientes a centros privados con ánimo de lucro en Barcelona, en el marco del anuncio del conseller Toni Comín de revisar la actividad hospitalaria privada con ánimo de lucro en el Sistema sanitari integral d'utilització pública de Catalunya (Siscat), ha informado el departamento en un comunicado.

   En una reunión este viernes, la comisionada de Salud del Ayuntamiento de Barcelona, Gemma Tarafa, y el conseller Toni Comín han coincidido en poder "evaluar, trabajar y decidir con un calendario definido y con urgencia" un conjunto de medidas en relación al Consorcio Sanitario de Barcelona, formado por el Ayuntamiento de Barcelona --en un 40%-- y la Generalitat --60%--, entre las que están las derivaciones.

   De los tres centros privados con ánimo de lucro que forman parte del Siscat, el Hospital Sagrat Cor es el único que se encuentra en Barcelona, y el resto --la Clínica del Vallès y el Hospital General de Catalunya-- serán expulsados del Siscat --en la que conviven pública y concertada, la gran mayoría sin ánimo de lucro-- en el Consejo de Dirección del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) del 22 de febrero.

   En comisión parlamentaria el 11 de febrero, Toni Comín avanzó que el caso del Hospital Sagrat Cor --gestionado por IDC, igual que los otros dos-- "se debe estudiar con mucha prudencia y responsabilidad" para encontrar el mecanismo adecuado, puesto que realiza actividad ordinaria y no de carácter complementario como la Clínica del Vallès y el Hospital General.

OTRAS MEDIDAS ACORDADAS

   Ayuntamiento y Generalitat también han acordado redefinir el actual modelo de servicios sanitarios de Barcelona en aspectos como la colaboración público-privada, el refuerzo de las líneas de asistencia primaria y la integración con servicios sociales, además de trabajar sobre propuestas concretas para "reforzar el carácter público de la atención integral e integrada a las personas".

   Una tercera medida que han consensuado en este ámbito es "avanzar en la promoción y coordinación" de las intervenciones de salud comunitaria que realicen los servicios de salud pública municipales y los centros de atención primaria (CAP), especialmente en los barrios prioritarios.

PLAN DE EQUIPAMIENTOS

   Ambas instituciones también trabajan en la elaboración de un Plan de Equipamientos 2016-2023, que esperan tener terminado en junio y que pondrá el acento en los barrios con peores indicadores socioeconómicos y de salud identificados por el Ayuntamiento en el último informe de salud de la ciudad.

   Esta actuación coincide con el compromiso de Comín de tener presentes las situaciones socioeconómicas de los barrios en los criterios de reapertura de ambulatorios, las ratios de la población asignada y el refuerzo de personal de los centros sanitarios.

TARJETA SANITARIA AL EMPADRONARSE

   Tarafa ha pedido a Comín que el departamento entregue la tarjeta sanitaria "justo en el momento que se obtenga el empadronamiento", y el consistorio se ha comprometido a agilizar los procesos de empadronamiento de las familias.

   También han acordado elaborar el Plan de Salud para la ciudad de Barcelona, en el marco del Plan de Salud de Catalunya 2016-2020, y desplegar de forma conjunta medidas que eviten "cualquier cobro a personas sin tarjeta y sin recursos para utilizar los servicios prestados a urgencias médicas".

   La Generalitat y el Ayuntamiento activarán en las próximas semanas una mesa de trabajo para abordar una atención integrada que ayude a afrontar las demandas surgidas de la cronicidad, como resultado a los cambios demográficos experimentados en la sociedad.