Publicado 17/02/2021 18:35CET

Barcelona constata que conceder rentas reduce "de manera significativa" el riesgo de pobreza

BARCELONA, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Barcelona y las diferentes entidades que han participado en el proyecto B-Mincome han constatado que la concesión de rentas a la población en riesgo de vulnerabilidad reduce "de manera significativa" el riesgo de pobreza, según se desprende de la evaluación final que han presentado este miércoles y de la que ha informado el consistorio en un comunicado.

En una jornada telemática, la teniente de alcalde de Derechos Sociales, Laura Pérez; la subdirectora general de Objetivos e Indicadores de Inclusión del Ministerio de Inclusión Social, Seguridad Social y Migraciones, Ana Guzmán de Torres; la comisionada de Acción Social, Sonia Fuertes; el director de Innovación Social, Lluís Torrents, y representantes de las entidades que han formado parte del proyecto han compartido los análisis realizados por sus participantes.

El proyecto confirma que la transferencia de rentas contribuye "de forma significativa" a reducir la privación material severa y la inseguridad alimentaria, reduce la sensación de incertidumbre financiera y el estrés asociado a esta situación, aumenta la satisfacción con la vida e incrementa la participación de las personas en la vida comunitaria.

Además, el programa ha tenido un impacto de género positivo, favoreciendo el empoderamiento de las mujeres participantes, y recoge entre los "impactos inesperados" el hecho de que se hayan promovido relaciones interculturales entre las diferentes minorías que participaban, así como la reducción de estereotipos culturales y la puesta en valor de la diversidad cultural de los barrios.

Por contra, entre los resultados que no se han podido confirmar una vez finalizado el B-Mincome, se ha encontrado que no es posible apreciar una mejora significativa de la salud física ni mental, aunque sí se ha visto una mejora de la calidad de las horas de sueño, la reducción de los niveles de estrés y la mejora del acceso a la atención médica.

El B-Mincome recibió 4,9 millones de la Unión Europea para testar la eficacia de garantizar rentas mínimas, mientras que el Ayuntamiento invirtió 10,9 millones, y se desarrolló durante dos años con 952 unidades familiares residentes en 10 barrios del Eix Besòs, en las que el 84% de los casos el titular de la unidad familiar era una mujer y en total estaban incluidas unas 3.700 personas.

Pérez ha destacado que el proyecto B-Mincome "confirma la eficacia de la garantía de rentas para ofrecer perspectivas de futuro a personas en una situación muy precaria y también el efecto positivo sobre la cohesión sociales en los barrios".

Para leer más