Actualizado 05/12/2008 20:23 CET

Bolonia.- Todos los estudiantes de la UAB expedientados presentan alegaciones a las propuestas de sanción

Se niegan a declarar y leen un manifiesto a favor de la universidad pública ante el juzgado

BARCELONA, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los 28 estudiantes de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) expedientados por herir a dos guardias de seguridad durante unas protestas contra Bolonia --y sobre los que pesa una propuesta de sanción desde la semana pasada-- presentaron alegaciones en las que pidieron la nulidad del proceso por la "vulneración de las garantías esenciales".

En declaraciones a Europa Press, una de las estudiantes afectadas, Isabel Benítez, explicó que los 28 estudiantes presentaron el mismo modelo de alegación en el que criticaron la falta de pruebas para acusarles.

Los estudiantes pidieron la recusación del rector de la UAB, Lluís Ferrer, y el secretario, Rafael Grasa, "por animadversión manifiesta hacia los miembros del movimiento estudiantil de la UAB".

"Manifestamos desviación de poder y abuso de poder por parte del equipo rectoral de la UAB", alegaron los estudiantes, quienes apuntaron también que se les ha negado el derecho a la libertad de expresión y a la participación política.

Los alumnos recordaron, en sus alegaciones, el derecho a la presunción de inocencia y a la proporcionalidad y rechazaron el "principio de individualización" de las sanciones, así como la "ausencia de motivación".

Por otra parte, exigieron la presencia del Síndic de Greuges de la UAB en la fase de audiencia, "si ésta se acaba dando", y la asistencia por parte de un abogado elegido por cada estudiante en esta misma fase, además de que ésta sea grabada.

SE NIEGAN A DECLARAR

De las 15 personas imputadas también por proceso penal, hoy asistieron a declarar al juzgado de Cerdanyola del Vallès (Barcelona) las ocho que quedaban por hacerlo, aunque se ampararon en su derecho a no declarar.

Posteriormente, los alumnos leyeron un manifiesto a favor de la universidad pública ante el juzgado.

Benítez instó a la universidad a "inhibirse del procedimiento", lo que provocaría, según ella, que el caso no prosperara y se archivara, y así los alumnos no podrían ser acusados de desorden público.

El jueves pasado los instructores de la UAB propusieron sancionar a los 28 estudiantes con la expulsión de los centros universitarios públicos españoles entre 1 y 11 años por la ocupación en marzo y abril de la Facultad de Letras y el Rectorado en contra del Plan Bolonia.

En concreto, de los 33 expedientes abiertos a 31 estudiantes --dos de ellos tenían dos expedientes-- se propuso sancionar a 28 estudiantes, mientras que se aconsejó el archivo de los expedientes a tres estudiantes. Para los 28 restantes se propusieron sanciones en su mayoría de uno a dos años, aunque a varios de ellos se podrían enfrentar a expulsiones de cinco, siete y hasta 11 años, según explicaron estudiantes afectados.

Los expedientes fueron instruidos por dos profesores de la universidad y ya se elevaron al rector, Lluís Ferrer. Éste tiene que firmarlos, pero sólo podrá hacerlo con los referidos al incidente del Rectorado, mientras que en los de la Facultad de Letras, que son la mayoría, no podrá confirmarlos ya que declaró como testigo, por lo que ha delegado su función en la la Vicerrectora de Ordenación Académica, Dolors Riba, una parte de los expedientes.

El 4 de marzo los Mossos d'Esquadra desalojaron por la fuerza a la cincuentena de universitarios encerrados en la Facultad de Letras en contra del Plan Bolonia. La carga policial enojó a los estudiantes, y el 18 de abril una veintena de ellos bloquearon el acceso al Rectorado para impedir la celebración del Consejo de Gobierno. Durante los forcejeos, dos estudiantes agredieron al rector, según la universidad