Publicado 06/04/2021 18:48

Un buitre de los Pirineos, primer caso registrado de intoxicación por diclofenaco, según Grefa

Toma de medidas del buitre negro al colocarle un emisor GPS en el verano de 2020
Toma de medidas del buitre negro al colocarle un emisor GPS en el verano de 2020 - GREFA

La entidad ecologista asegura que el animal murió en septiembre del año pasado

LLEIDA, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un buitre negro nacido en 2020 en la colonia de esta especie en la Reserva Nacional de Caza de Boumort de Lleida, en los Pirineos, es el primer caso que se ha registrado en España y en Europa de intoxicación de un ave carroñera por diclofenaco, según el Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (Grefa).

Análisis anatomopatológicos del laboratirio Noah's Path de Elche (Alicante) y toxicológicos del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos de Ciudad Real han confirmado el caso y demostrado que el fármaco ha sido la causa de la muerte, según ha informado Grefa este martes en un comunicado.

La entidad ecologista ha afirmado que este trabajo, cuyos autores son especialistas de varias entidades españolas, confirma por primera vez como un peligro real "que los buitres en Europa pueden morir al ingerir carroña de ganado tratado con diclofenaco".

Ha argumentado que la alarma está más que justificada porque este fármaco fue el causante de una "dramática disminución" de las poblaciones asiáticas de varias especies de buitres a principios del siglo XXI en una magnitud sin precedentes.

LOCALIZADOR GPS

La entidad ha señalado que el estudio publicado en Science of the Total Environment "es el primero que detecta este tipo de intoxicación" en el buitre negro, una especie amenazada catalogada en España como vulnerable.

Según Grefa, el trabajo previo que ha permitido la confirmación de este caso de intoxicación por diclofenaco se remonta al 24 de septiembre de 2020, "con la muerte ese día, en su propio nido, de un buitre negro nacido el año pasado en Boumort y que pocos días antes había iniciado los primeros vuelos".

El emisor GPS que llevaba el animal permitió al equipo de Grefa que se encarga del seguimiento de esta colonia interpretar esta información y localizar el cadáver del ejemplar.

Dos días antes de su muerte, el joven buitre negro fue observado y fotografiado por dos técnicos de Grefa que estaban revisando los pollos de la especie nacidos en 2020 en Boumort y, según la organización ecologista, "aparentemente estaba en buen estado y muy cerca lo observaban sus padres posados en un pino silvestre".