Actualizado 19/01/2012 15:28 CET

Cacaolat abandonará su planta de Poblenou

Cacaolat
Foto: EUROPA PRESS

BARCELONA, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid, que dirige el concurso de Clesa, ha instado a Cacaolat a abandonar la planta de la calle Pujades de Barcelona, propiedad de Proactiva BCN La Marina.

   El auto judicial argumenta que el contrato de arrendamiento que en su día firmó Clesa con Proactiva se ha incumplido por falta de pago, y que la filial de Nueva Rumasa adeuda tres millones de euros al fondo inmobiliario, que compró la fábrica barcelonesa de Cacaolat en 2007 por 97 millones de euros, según publica este jueves 'Expansión'.

   La actual propietaria alquiló la nave a Clesa el 3 de diciembre del 2007, no estando permitida la cesión ni el traspaso de los derechos dimanantes, y el 27 de julio del 2009 autorizó el subarrendamiento única y exclusivamente a Cacaolat.

   Tanto Clesa como Cacaolat han incurrido en impagos, acreditados judicialmente, con respecto a Proactiva, por lo que la propietaria presentó un recurso contra la adjudicación de la unidad productiva de la firma catalana de batidos a la alianza formada por Damm, Cobega y Victory Turnaround.

   En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press y que no es firme, el magistrado Francisco Javier Vaquer declara resuelto el contrato de arrendamiento y condena a Cacaolat a desalojar la planta sin poner fecha.

SEGREGACIÓN DE CACAOLAT

   Por su parte, la administración concursal de Clesa estudia si rescinde la segregación de Cacaolat, lo que podría suponer la ineficacia de la adjudicación de las unidades productivas de Cacaolat ubicadas en Barcelona y Zaragoza.

   Si así fuera, la viabilidad de ambas quedaría "seriamente comprometida, ya que la masa activa de Clesa no estaría en condiciones de asegurar la continuidad de la actividad económica hasta que pudiera proceder a una nueva adjudicación y obtener el pago de lo adjudicado", según consta en el informe de la administración concursal consultado por Europa Press.

   Se añade que "no es previsible que quienes han pujado por ellas, conocedores ya de los términos de las otras ofertas desestimadas y a la vista del deterioro de las unidades productivas, mantengan la misma oferta en un eventual nuevo proceso organizado".