Los catalanes valoran con notable los servicios sanitarios públicos, según datos del CatSalut

Publicado 20/04/2019 11:09:51CET

BARCELONA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los ciudadanos valoran con un notable los servicios sanitarios públicos de atención primaria, hospitalaria y de salud mental de Catalunya, según la encuesta Plaensa publicada por el Servei Català de la Salut (CatSalut) y los datos del último barómetro sanitario.

En un comunicado este sábado, la Generalitat ha informado de que las valoraciones recogidas por la encuesta Plaensa son las siguientes: 7,87 para la atención primaria, 8,53 para la atención hospitalaria y 7,92 para centros de salud mental.

Un 88% de los encuestados regresaría al mismo CAP si pudiera elegir, cifra que se eleva hasta 88,5% en el caso de los hospitales; en cuanto a los centros de salud mental, el porcentaje de pacientes que volvería al mismo centro es del 82,9%.

La claridad en las explicaciones, la limpieza del centro y el trato del personal sanitario son los aspectos mejor valorados del servicio de los CAP, mientras que la puntualidad, la facilidad en la elección del día de visita o el tiempo de espera al teléfono son los peor valorados.

Además del trato del personal, los pacientes de los hospitales destacan positivamente las explicaciones e indicaciones para controlar el dolor que recibieron al ser dados de alta, pero consideran que hay que mejorar el procedimiento de consentimiento informado y el menú de los centros.

El trato, la limpieza y la información proporcionada al paciente y a las familias figuran entre los aspectos mejor valorados por los usuarios de los centros de salud mental que, en cambio, puntúan negativamente el tiempo de espera de las llamadas o la frecuencia de las consultas con el psiquiatra.

EL BARÓMETRO SANITARIO

Casi seis de cada diez usuarios prefieren que los servicios de salud pública estén en manos de la Administración Pública, según el barómetro sanitario elaborado por CatSalut en colaboración con el Centre d'Estudis d'Opinió (CEO).

Un 39,2% de los encuestados estarían dispuestos a pagar más impuestos para mantener los servicios sanitarios públicos, y un 42,2% considera que deben mantenerse tal y como están.

Un 37% de los encuestados cree que la ciudadanía utiliza los servicios y prestaciones sanitarias públicas de forma excesiva.