La Catedral de Barcelona inaugura una nueva sala de exposiciones con pinturas del impresionista Ferran Gomà

Actualizado 06/05/2007 17:39:07 CET

BARCELONA, 6 May. (EUROPA PRESS) -

La Catedral de Barcelona ha abierto las nuevas salas de exposición del Museo de la Catedral, ubicado en la calle Sant Sever de la ciudad, con una selección retrospectiva de más de una treintena de obras del pintor postimpresionista catalán Ferran Gomà.

El canónigo conservador de la Catedral de Barcelona, Josep Maria Martí Bonet, destacó que a partir de ahora el edificio de la Sección de Sant Sever quedará abierto al público y, a él, quedará incorporada y con posibilidad de visita a la capilla barroca de Sant Sever.

Hasta la fecha, esta capilla, fechada en el siglo XVII y dedicada al que fue obispo de la capital catalana, permanecía cerrada y sólo se podía contemplar desde fuera tras unos ventanales.

En la capilla, se ha incorporado una copia del 'Cristo de Lepanto' de Barbero, cuyo original se encuentra en la Catedral. Para la inauguración de las nuevas estancias, renovadas, se ha contado con la exposición de 37 de cuadros del destacado pintor.

Esta sección del Museo de la Catedral se reservará para exposiciones de pintura barroca y contemporánea. Después de la exposición de Gomà, que se podrá visitar hasta finales de junio, habrá otra del pintor Eugenio Estrada, señaló Martí a Europa Press.

Entre la obra retrospectiva de Gomà (1906-2004), destacan tres cuadros del claustro de la Catedral, pintados a mediados del siglo XX, donde se representa el silencio, "necesario para encontrarse a uno mismo", y la luz de la fe, destacó el hijo del artista, también llamado Ferran Gomà, en declaraciones a Europa Press.

Gomà situó a su padre en el post-impresionismo y el novocentismo, al final de su carrera artística, que empezó "desde muy pequeño", cuando ya mostró "mucho interés por la pintura y el arte". Además de paisajes, retratos, bodegones y naturaleza muerta --presentes en la muestra--, el pintor quiso "por sí mismo" dibujar el centro de la catedral.

El pintor, que a lo largo de su vida pintó más de 4.000 cuadros, "no pintaba por encargo, sino por gusto" y por él se dedicó a reflejar vivos paisajes de La Riba (Tarragona) --donde vivió de pequeño-- con trazos modernistas.

En sus obras, en las que también se pueden ver calles del Casco Antiguo de Barcelona, Gomà también quiso denunciar la pobreza y reflejar el "dramatismo" que provoca, remarcó el hijo del pintor.

En las nuevas estancias también se puede ver el dintel original de la puerta de La Piedad, obra del escultor Lochner, que se encontraba en la Catedral, pero que fue extraída tras un intento de robo. Además, contará con un auditorio en el que se proyectarán audiovisuales sobre la historia de la ciudad, la catedral y Gaudí.