Los comerciantes catalanes prevén un Black Friday con ventas y rebajas "moderadas" por la inflación

Archivo - Una mujer camina con bolsas con compras, a 25 de noviembre de 2021
Archivo - Una mujer camina con bolsas con compras, a 25 de noviembre de 2021 - Alberto Ortega - Europa Press - Archivo
Publicado: viernes, 11 noviembre 2022 10:04

   La compra online se estabiliza y sube la presencial

   BARCELONA, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El sector del comercio de Catalunya espera una campaña del Black Friday de este 2022 "moderada" y marcada por rebajas inferiores a otros años, debido al aumento de precios derivado del encarecimiento de los costes de producción y suministros.

   Las fuentes del sector consultadas por Europa Press han asegurado que la campaña del Black Friday, que se celebrará el viernes 25 de noviembre y que algunos comercios alargarán hasta el domingo 27, viene arrastrando las consecuencias de la crisis inflacionaria europea, por lo que corroboran que "las previsiones no son buenas".

   Según el director general de Comercio de la Generalitat, Jordi Torrades, la de este año será una campaña "marcada por la contención", tanto por parte de los comercios a la hora de marcar los descuentos como por parte de los clientes a la hora de comprar.

   "Habrá poca rebaja, porque no hay margen", ha aseverado el vicepresidente de Barcelona Comerç, Pròsper Puig, que ha concretado que especialmente los pequeños comercios deberán reducir el importe de los descuentos en comparación con campañas anteriores.

   Las empresas pequeñas "se han comido los márgenes de beneficio con la subida del precio de la energía y los gastos generales", por lo que no les queda un horizonte de beneficio amplio que les permita bajar considerablemente los precios de sus productos y seguir obteniendo ganancias en estas rebajas de noviembre, dice Puig.

   El presidente de Comertia, David Sánchez, coincide en que no habrá tanto descuento como en otros años, pero mantiene una visión más optimista para este Black Friday: "Los comercios, independientemente de su tamaño, deberán adaptarse a la demanda de los consumidores, que necesitan estímulos para comprar".

   Y aunque cree que la campaña supondrá un esfuerzo que "perjudicará a los márgenes", especialmente en los comercios pequeños, apunta que todos tienen la obligación de ser competitivos y motivar e incentivar la compra para satisfacer la demanda.

   De hecho, según el 'Indicador Retail Comertia octubre 2022 vs octubre 2021', el 58% de las empresas asociadas "se muestra optimista con la previsión de las ventas de la campaña del Black Friday", aunque indica también que el incremento de precios derivado de la inflación ha repercutido en el volumen de ventas de octubre, respecto el mismo mes del año anterior.

   La directora de PimeComerç, Pilar Mínguez, ha aseverado que este año "el comercio no está preparado" para afrontar un Black Friday con descuentos y promociones agresivas, y ha hecho hincapié en que el sector no tiene márgenes para ello.

COMPRAS ESTRATÉGICAS

   Según Mínguez, las ventas también se verán afectadas: "La gente comprará menos y lo hará de forma más estratégica, menos impulsiva", e incide en que las compras se harán de manera planificada, generando un consumo moderado.

   Puig también ha indicado que las previsiones de ventas de este Black Friday están "claramente por debajo de las del año pasado", un efecto derivado del aumento de los precios de consumo, que hará que la gente no adelante las compras de Navidad, a su parecer.

   "Las familias tienen puesto el freno a la hora de comprar porque tienen menos renta disponible", ha añadido Torrades, que ha afirmado que los crecimientos del 10% de las ventas anuales que han experimentado los últimos Black Friday no se darán esta vez.

LA "PRESIÓN" DE LOS GRANDES GRUPOS

   El sector coincide en que los comercios pequeños tienen una dificultad añadida en campañas de rebajas como el Black Friday por la "presión" que ejercen sobre ellos los grandes grupos comerciales con descuentos y promociones elevados.

   Mínguez ha avisado de que el pequeño comercio no tiene la capacidad de hacer los descuentos, a sus ojos, salvajes de las marcas grandes, y ha lamentado que "la presión del marketing es un fenómeno que hace mucho daño a los pequeños", que se ven forzados a ofrecer descuentos para cumplir con las expectativas de los clientes.

   En esta misma línea, Puig ha expuesto que los pequeños emprendedores se verán arrastrados por "lo que la exigencia de las grandes empresas les obligue a hacer".

REPUNTE DEL RETAIL

   Según los datos de Comertia, las altas temperaturas de este otoño han propiciado la venta en sectores como la restauración, el ocio y la cultura, en detrimento de otros como la moda y el hogar, que han experimentado un retroceso, y Sánchez ve el Black Friday como una oportunidad "para que repunte la facturación en estos sectores".

   El presidente de Barcelona Oberta, Gabriel Jené, ha asegurado que las grandes cadenas de moda "irán a por todas" este Black Friday, ya que tienen una gran cantidad de 'stock' de ropa que sacarán a la venta con descuentos elevados.

   En la ciudad de Barcelona las compras de temporada del retail también han sufrido una "gran contención" a causa de las elevadas temperaturas, y prevé que el Black Friday tenga un efecto dinamizador en el textil, y Torrades también afirma que los sectores que más venderán serán la moda y la tecnología.

"CONTRATAR O PAGAR LA LUZ"

   En relación con la contratación extraordinaria para esta campaña, Puig ha dicho que no será significativa en las microempresas, ya que "han tenido que optar por contratar o pagar el recibo de la luz".

   En esta línea, ha advertido de que "si esto se alarga en el tiempo, habrá destrucción de los puestos de trabajo, porque los pequeños comercios necesitarán despedir a trabajadores para poder afrontar los gastos generales", y Mínguez también ha asegurado que los comercios no podrán contratar, ya que deben reducir gastos.

SUBE LA COMPRA PRESENCIAL

   Después de su repunte tras la pandemia, la compra online se ha estabilizado y sube la presencial, según explica Puig; durante esta campaña del Black Friday, los usuarios optarán mayoritariamente por la compra presencial ya que "tiene oferta suficiente para atraer" a la gente, especialmente en los comercios pequeños y medianos.

   Sánchez ve una reconciliación entre el formato de compra online y el presencial, asegurando que "la experiencia de compra presencial se está consolidando e incrementando" ante un cliente que quiere conocer de primera mano el producto y la marca.

   Por su parte, Torrades ha afirmado que, desde la Generalitat, pretenden "potenciar el comercio físico para que puedan ofrecer ofertas extensas" en campañas como esta, que ayudan a los comercios a vender su 'stock', dice.

Contador

Más información