Condenado un vigilante a casi 19 años por matar a su pareja que conoció a otro por Internet

Actualizado 02/11/2011 15:21:56 CET

La asfixió después de llevarla y recogerla en el aeropuerto tras verse en Málaga con su amigo

TARRAGONA, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un jurado popular en la Audiencia de Tarragona ha condenado a 18 años y nueve meses de prisión a un vigilante de seguridad por asfixiar y matar a su pareja, también vigilante, que conoció a otro hombre a través de Internet.

El 30 de septiembre de 2008, el acusado, Saturnino F., se presentó en la casa de la madre la víctima, a donde ésta había acudido con el hijo de ambos después de que la pareja tuviese una discusión en el domicilio que compartían en Altafulla (Tarragona).

Llamó insistentemente a la puerta y tiró "por los aires" a la perra que llevaba por lo que, ante esta situación violenta, la víctima, María del Mar C., llamó a la policía local que se personó en el domicilio, tal y como recoge la sentencia.

La policía detuvo a Saturnino y se dictó un auto de protección a favor de la víctima que cuatro meses que después retiró.

Entre octubre y noviembre, María del Mar C. conoció a través de Internet a Tomás L., un profesor de música de Ceuta de su misma edad --25 años-- y 15 años menos que el acusado con el que continuó su relación "con constantes altibajos".

Saturnino F. descubrió la relación virtual entre su pareja y el profesor de música al entrar en su ordenador personal, y le dijo que si se iba con otro la mataría.

Cuando María del Mar C. decidió viajar a Málaga para conocer personalmente a Tomás L., el acusado se ofreció y ella aceptó que la llevase al Aeropuerto de Barcelona.

Sin embargo, al llegar a Málaga recibió decenas de llamadas de Saturnino F. que le pidió que volviese ese mismo día a Barcelona, diciéndole que ya le había reservado un vuelo para esa noche y ella aceptó.

DECENAS DE LLAMADAS

A su llegada, hicieron noche en un hotel de Barcelona, y emprendieron el regreso hacia Altafulla, trayecto en el que, tras recibir alguna llamada de Tomás L., la víctima le dijo al acusado que se estaba plantando la posibilidad de dejar la relación.

Saturnino F. se desvió de la carretera nacional y condujo hacia un lugar solitario en el que, fuera del coche, asfixió a su pareja hasta matarla, y le hijo un par de cortes en las muñecas para simular el suicidio, tras lo que metió el cadáver en el maletero.

Tras asesinarla, el acusado telefoneó al director de Justicia de la Generalitat en Tortosa, a quien conocía desde la infancia, que le convenció y le acompañó en su propio coche a la comisaría de los Mossos d'Esquadra de Les Gavarres (Tarragona).

Por todo ello, el jurado ha decretado 18 años de prisión por un delito de asesinato y nueve meses más por amenazas, además de prohibirle acercarse al hijo que tenía con la víctima durante diez años después de cumplir la condena, y a quien deberá indemnizar con 300.000 euros.