Cunillera avisa de que no se puede pretender una Catalunya independiente excluyendo a la mayoría

Publicado 04/12/2019 13:02:02CET
La delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera, junto a los cuatro subdelegados en el 41 aniversario de la Constitución.
La delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera, junto a los cuatro subdelegados en el 41 aniversario de la Constitución. - EUROPA PRESS

   Apuesta por un diálogo político democrático y desde la Constitución: "Es la patria del diálogo"

   BARCELONA, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera, ha advertido este miércoles que "nadie puede pretender hacer de Catalunya un Estado independiente excluyendo a la mayoría de su población y sin respetar el marco constitucional".

   Lo ha dicho en el acto de conmemoración del 41 aniversario de la Constitución Española, que ha presidido Cunillera junto a los cuatro subdelegados del Gobierno en las cuatro provincias catalanas y al que han asistido miembros del Cs, PSC, PP y Vox, dirigentes de los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado y del que se ha ausentado el presidente de la Generalitat, Quim Torra, miembros del Govern, los partidos independentistas y los comuns.

   "Si queremos proteger nuestra Constitución y que continúe siendo de todos y para todos no podemos empequeñecer España. No podemos excluir a nadie de ese todos. Este todo y para todos también somos las mujeres, los no católicos, también los vascos y los catalanes. Y también los inmigrantes a los que tenemos que permitir ser españoles. Nadie puede pretender hacer un España grande, haciéndola pequeña", ha zanjado.

   Cunillera ha asegurado que "el desafío independentista es un problema político y se tiene que abordar desde la política, y esto quiere decir, desde dentro de la ley", ha dicho, y ha destacado que las formas en democracia lo son todo y que hay que respetar las instituciones y ha apostado por el diálogo entre partidos aunque piensen diferente.

   Se ha dirigido a los que de forma legítima aspiran a la independencia para asegurar que "excepto el odio y la intolerancia, en democracia cabe todo; no obstante, en este debate no hay sitio para los que atacan la esencia democrática del Estado, para los que retuercen las formas porque no les gustan las reglas de juego".

"DENTRO DE LA LEY TODO, FUERA NADA"

   "Los que por una aspiración política legítima se saltan las reglas, no forman parte del debate democrático. Por lo tanto, dentro de la ley todo, fuera nada. La apuesta es clara: un diálogo político democrático y desde la Constitución. La constitución es la patria del diálogo".

   Ha advertido de que al "enfrascarse en discusiones sobre la épica de los símbolos y las esencias, no se puede esperar más que conflicto" porque considera que, si se habla desde el sentimiento y no desde la razón, el acuerdo es imposible, y cree que sobre los sentimientos no se debería hacer política.

REFORMAR LA CONSTITUCIÓN

   Ha llamado a convencer de la vigencia de la Constitución --que ve reformable-- a los que no creen en ella, y pide defenderla desde la razón, explicando su utilidad, con argumentos, porque considera que lo que cada uno siente no se puede cambiar.

   "Ante la discusión de las esencias, la vigencia de las razones. Ante los conflictos identitarios, el día a día de los ciudadanos. Porque en la vida cotidiana está la mejor defensa del orden constitucional. Mientras siga siendo útil, seguiremos disfrutando de una Carta Magna vigente. Este es el mensaje que les quería transmitir hoy: que la mejor defensa de la Constitución es demostrar su vigencia y su utilidad", ha concluido.

   Durante su intervención, que ha comenzado con un minuto de silencio por la última victima de la violencia machista, ha cuestionado a quien pretenda que su proyecto político prospere "de espaldas al resto y obviando al vecino", y ha insistido en que todo el mundo cabe dentro de la Constitución, que ha incidido en que hay que mantener vigente a través de las reforma necesarias.

   "Pasan los años y tomamos consciencia de otros retos a los que adaptarnos. El estado de bienestar y la Constitución deben servir para reparar y para prepararnos. Porque la mayor legitimidad de nuestro sistema legal no está en el inmovilismo ni en las posturas esencialistas", ha subrayado.

   Ha planteado que la Constitución recoja un sistema de ideas y valores compartidos por todos y "un compromiso básico de convivencia", teniendo en cuenta los cuatro ejes que considera fundamentales en la sociedad actual: una Europa integradora y eficaz; un cambio energético justo y equitativo; una ciudadanía digital segura y democrática; y una concepción integral del bienestar para una sociedad envejecida.

   "Debemos recordar más a menudo que vivimos en un estado social. Y deberíamos cuestionarnos más a menudo qué implica eso en el contexto actual. Hoy la Constitución de 1978 sigue siendo plenamente vigente, sigue siendo útil. Pero necesita actualizarse", ha terminado.

Contador