Publicado 06/02/2020 16:49

La Diputación de Barcelona impulsa una exposición del románico catalán y su restauración

El castillo de Boixadors, en Sant Pere Sallavinera (Barcelona), restaurado
El castillo de Boixadors, en Sant Pere Sallavinera (Barcelona), restaurado - EUROPA PRESS

Este 2020 destinará casi cinco millones de euros a actuaciones en patrimonio arquitectónico

SANT PERE SALLAVINERA (BARCELONA), 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Diputación de Barcelona impulsará la exposición 'El Romnic del temps d'Oliba' para exhibir las características arquitectónicas y funcionales del románico ejemplificadas en tres edificios: el castillo de Boixadors, la iglesia de Santa Maria de Matadars y el monasterio de Sant Lloren prop Bag (Barcelona).

La exposición también muestra el proceso de restauración que ha efectuado el servicio de patrimonio arquitectónico local de la diputación (Spal), según han explicado este jueves los miembros del comisariado Joan Closa y David Galí desde el castillo de Boixadors.

La Diputación ha intervenido en 33 castillos, 135 iglesias y 14 monasterios del románico concentrados mayoritariamente en comarcas barcelonesas que, a juicio de Closa, no solo tienen valor patrimonial e histórico, también tienen "un valor significativo para la población del territorio".

La exposición exhibe documentos gráficos, maquetas y piezas originales de algunos de los edificios "más representativos" del románico catalán comprendido entre 972 y 1046 que el Spal ha salvaguardado y restaurado, ha añadido.

INVERSIONES EN PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO

El programa de Presupuestos para este 2020 define que la partida que la Diputación de Barcelona destinará a actuaciones en patrimonio arquitectónico a través del Spal asciende a casi cinco millones de euros y, según Closa, todas las acciones "deben pasar el filtro" de la Conselleria de Cultura de la Generalitat.

Concretamente, la inversión en la iglesia Santa Maria de Matadars ha sido de más de un millón de euros entre los años 2003 y 2010, la del monasterio de Sant Lloren de más de siete millones desde 1996 y la del castillo de Boixadors de casi un millón, esta última con el apoyo del Ministerio de Fomento y la Generalitat de Catalunya.

En este sentido el alcalde de Sant Pere Sallavinera, Matias Bosch, ha agradecido la apuesta de la Diputación con las inversiones y se ha mostrado "orgulloso" de la restauración del patrimonio.

EL PROCESO DE RESTAURACIÓN

Closa ha insistido en que la metodología de un proceso de restauración "es diverso y va en función del edificio en el que se actúa" porque primero se tiene que conocer un monumento a través de la documentación histórica para luego poder entender que acciones se deben aplicar.

Además, algunos de estos edificios como el castillo de Boixadors comprenden muchas fases arquitectónicas de distintas épocas y el comisario ha asegurado que el objetivo de la restauración es poder explicar todas las fases porque "todas son importantes".

EL CASTILLO DE BOIXADORS

De hecho, Galí ha apuntado que la primera documentación del castillo es de 1085 aunque la iglesia es del 1014, un templo levantado según los cánones del primer arte románico, y de esa época se atribuyen la torre maestra y algunas estructuras del entorno.

A partir del siglo XIV el recinto se convirtió en un castillo con un perímetro defendido por murallas y con diferentes dependencias residenciales y de servicio, hasta que en el siglo XVII pierde el uso militar para evolucionar en una explotación agrícola, ha ampliado.

Closa ha insistido en que la documentación ha sido clave para reconstruir las partes maltrechas de los edificios, que a su juicio, no son las originales pero respetan la autenticidad de la edificación.