Publicado 07/07/2016 18:26CET

La domótica y mejores hábitos suben el potencial de ahorro energético en los edificios al 82%

Curso de Gas Natural Fenosa
GAS NATURAL FENOSA

BARCELONA, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

La domótica y la mejora de hábitos elevan el potencial de ahorro energético en los edificios al 82%; ésta es una de las conclusiones extraída del curso de verano Energía, economía y sociedad: modelos energéticos, autoconsumo y pobreza energética organizado esta semana por la Fundación Gas Natural Fenosa en colaboración con la Universidad de Barcelona.

El seminario, en el que han participado más de 80 profesionales, analiza el nuevo papel que tiene el usuario en el ámbito de la energía, más activo y participativo, ha informado Gas Natural Fenosa en un comunicado.

Han inaugurado el curso el director general de la Fundación Gas Natural Fenosa, Martí Solà; el catedrático de Recursos Energéticos de la Universidad de Barcelona, Mariano Marzo, y el rector de la Universidad de Barcelona, Dídac Ramírez.

El Team Manager de Boston Consulting Group, Javier Argüeso, ha explicado que la industria energética mundial está evolucionando y se enfrenta a nuevos desafíos, como las expectativas de los clientes, los cambios regulatorios y el rápido progreso de la tecnología.

Por su parte, el EcoBuilding Program Manager de Schneider Electric España, Victor Moure, ha señalado que ahora el foco está en el sector residencial y los edificios, donde existe un potencial de eficiencia energética no explotado del 82%.

En el ámbito del transporte, el Investigador del Centro de Investigación del Transporte (Transyt) de la Universidad Politécnica de Madrid, Álvaro García, ha indicado que el transporte supone cerca del 30% del gasto energético en países desarrollados y más del 90% proviene del petróleo.

POBREZA ENERGÉTICA

Sobre la dimensión social de la tarifa eléctrica y cómo mitigar la pobreza energética, el profesor de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universidad Pontificia de Comillas, Pedro Linares, ha apuntado que la pobreza energética es un concepto difícil de medir con precisión.

Por su parte, la responsable de Estudios y Coordinación Regulatoria de Gas Natural Fenosa, Ester Sevilla, ha comentado que el acceso a una energía asequible y no contaminante es uno de los objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas, y que solo la actuación conjunta de instituciones, empresas, regulador y agentes sociales puede dar soluciones efectivas a este problema.

En Europa, los modelos de ayudas de pago de facturas resuelven las situaciones puntuales, pero en el largo plazo hay que buscar soluciones estructurales tanto de erradicación de la pobreza en general como de mejora de las viviendas y su consumo energético en particular.

Para leer más