Dos investigaciones "disruptivas" de cáncer de mama y pulmón, premiadas con las Becas Fero

Publicado 12/11/2019 0:07:57CET
Los investigadores Roger Gomis (IRB Barcelona) y Priscila Kosaka (IMN-CSIC), premiados con las Becas Fero
Los investigadores Roger Gomis (IRB Barcelona) y Priscila Kosaka (IMN-CSIC), premiados con las Becas Fero - BECAS FERO

La fundación dota con 80.000 euros dos proyectos del Csic y el IRB Barcelona

BARCELONA, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Fero ha premiado una investigación "disruptiva" del Institut de Recerca Biomèdica (IRB) Barcelona sobre cómo se origina la metástasis de cáncer de mama en los huesos, liderada por Roger Gomis, y una del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (Csic) de nanotecnología para la detección precoz de cáncer de pulmón en muestras de sangre, con Priscila Kosaka al frente.

Las becas, dotadas con 80.000 euros, permitirán continuar durante dos años los estudios, de tipo traslacional --buscan conectar la investigación básica con la clínica--, a los que han distinguido por basarse en una "tecnología pionera de investigación", ha explicado la entidad.

La fundación ha premiado con la I Beca Fero-Mango el proyecto del IRB Barcelona que estudia cómo se origina la metástasis en pacientes con cáncer de mama de tipo luminal: "Hasta ahora, se había asociado a las células que ayudan a degradar y reparar el hueso, pero hemos demostrado una relación entre las células tumorales y las que componen la médula del hueso", ha dicho Gomis en una entrevista de Europa Press.

"Somos los primeros que intentamos entender cómo se produce esta comunicación" entre las células cancerígenas y las de los huesos, tras detectar que, cuando hacen crecer las células en un modelo de laboratorio --ratones a los que se ha implantado células humanas--, las células tumorales crecen más rápido y de forma más agresiva.

El 15% de pacientes con este cáncer sufre metástasis, que en el 70% se origina en los huesos y después va a otros órganos, donde los oncólogos pueden aminorar los síntomas pero no curar: "Si entendemos cómo hablan las células tumorales con su entorno para crecer de forma tan agresiva, podremos ser capaces de cortar la comunicación" y evitar la metástasis desde el inicio.

La investigación, que se centra en los fibroblastos de las células MSC que están en el hueso, puede abrir camino para intervenir en pacientes con fármacos, que en este caso sería biológicos (como anticuerpos), y hacia una medicina personalizada, ha explicado el líder del trabajo.

Ha observado que en investigación de fases posteriores a la suya, más cercanas al fármaco, es mas fácil obtener financiación, tanto porque la propia industria está interesada como porque hay más presión social, mientras que en la investigación traslacional hace falta más tiempo, "pero también es más transformativa".

Ha destacado la importancia de que haya iniciativas como las Becas Fero que son conscientes de las posibilidades de este tipo de investigación y que busquen proyectos con "capacidad disruptiva", ya que por ejemplo la inmunoterapia nació de proyectos como este, ha apuntado.

NANOSENSORES

El proyecto del Instituto de Micro y Nanotecnología (IMN) de Madrid del Csic, premiado con la XVII Beca Fero, ha desarrollado una tecnología "altamente sensible para la detección de proteínas de fusión, responsables de que las células sanas se transformen en malignas", ha explicado Kosaka en una entrevista de Europa Press.

Estas proteínas se encuentran en cantidades ultra-bajas en la sangre, y actualmente solo se pueden detectar en biopsias, un procedimiento invasivo que no puede usarse en estadios avanzados de la enfermedad, mientras que el dispositivo en el que trabajan es capaz de detectarlas en una muestra de sangre y "detecta el tumor cuando el paciente no tiene síntomas" todavía.

Los investigadores sumergen el dispositivo --de tipo híbrido, que mezcla la nanomecánica y la nanoóptica-- en la muestra y, después, en una solución con nanopartículas de oro, que amplifican la señal de detección y que reconocen la proteína, y este nanosensor es capaz de "pescar" proteínas en el plasma sanguíneo.

Cuando este dispositivo trabaja como un sensor nanomecánico, pesa como una báscula la cantidad de nanopartículas que han detectado las proteínas, y cuando funciona como una cavidad óptica, amplifica la señal (el brillo) de las nanopartículas.

"Podemos llegar a explorar la parte más profunda y desconocida el proteoma humano" a través de la investigación que emprenderán con esta beca, con la que esperan lograr también cuantificar la proteína, y también avanzarán en poder probar los dispositivos en muestras reales por primera vez, ha sunrayado la líder del trabajo.

Kosaka ha explicado que es difícil encontrar financiación porque tienen que encontrar a personas o fundaciones que apuesten "por algo muy arriesgado", pero que si sale bien y se logra que la tecnología pueda ser comercializada, se puede lograr dispositivos baratos que puedan usarse en el día a día médico.

Para leer más