Empresarios del cine, en "desacuerdo" con la ley, avisan que la demanda en catalán es del 21%

Actualizado 05/03/2009 19:33:28 CET

BARCELONA, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gremio de Empresarios de Cines de Catalunya (GEC) avisó hoy de que la demanda actual de la sociedad catalana de películas en catalán es inferior al 50 por ciento, ya que cuando se proyecta una película a la vez en castellano y en catalán, la primera versión tiene una audiencia media de 78,2 por ciento, y la segunda, del 21,8 por ciento.

"No se trata de un problema de oferta", prosiguió el gremio, que en un comunicado emitido hoy apuntó a que la Conselleria de Cultura y Medios de Comunicación ha utilizado unas cifras "no comparativas" y que "no reflejan la realidad" en la redacción de las bases de la futura ley del cine catalán.

La Conselleria asegura en el documento que en 2007 la media de espectadores por sesión ascendía a 30,9 en catalán, mientras que a las sesiones en castellano acudió una media de 28,1 espectadores. En este sentido, destacaron que actualmente se doblan al catalán las películas que pueden tener un éxito comercial "importante", mientras que "un gran número de títulos poco comerciales" se estrenan únicamente en catalán, cosa que hace bajar la media de recaudación por sesión.

"Por este motivo, es lógico estadísticamente que la ratio media de espectadores por proyección sea superior en las películas de cine en catalán que en castellano", aseguró el gremio.

Por todo esto, el gremio se mostró "en desacuerdo" con los datos de las bases de la ley, en las que se hablan además de "anomalía" entre otras ofertas culturales en catalán y la de cine que es "inexistente", ya que según el Barómetro de la Comunicación y la Cultura, realizado por la Fundación Audiències de la Comunicació i la Cultura, el consumo de prensa diaria en catalán es del 27,5 por ciento, y de televisión, un 20,5 por ciento. El resto son consumos en castellano.

Tras preguntarse por qué quieren imponer cuotas en el cine si éstos sectores culturales no las tienen, el GEC pidió que primero se defienda el cine "y su supervivencia" --"el mercado ha caído un 27 por ciento en los últimos cuatro años"--, y luego se estudien fórmulas para aumentar la demanda de cine en catalán.