Actualizado 23/04/2011 13:54 CET

Los escritores se dirigen a firmar sus libros optimistas pero "sin esperar grandes colas"

Foto De Grupo De Escritores En Sant Jordi
EUROPA PRESS

BARCELONA, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los escritores afrontan la Diada de Sant Jordi optimistas por el buen tiempo, que finalmente parece que prevalecerá en Barcelona, aunque "sin esperar grandes colas", como ha reconocido Alicia Giménez Bartlett, y con la seguridad de que los escritores que firmen y los lectores que se acerquen a los puestos serán "pocos pero los mejores", ha bromeado Maruja Torres.

En el tradicional almuerzo en el Hotel Regina de Barcelona, que da el pistoletazo de salida a una jornada maratoniana, más de 100 autores han compartido experiencias y han certificado que esta Diada, por caer en Sábado Santo, es algo atípica.

"Es un día que se yergue por encima de la Semana Santa y los símbolos de muerte, es un día vivo que nunca ha muerto", ha ironizado Torres, mientras que Bartlett ha bromeado diciendo que regalará un fin de semana en su casa de Vinaròs a cada lector que se le acerque con su último libro, 'Donde nadie te encuentre'.

Más optimista se ha mostrado el best-seller italiano Federico Moccia, que participará por quinta vez en la Diada, una fiesta de la que se muestra entusiasta, y ha confiado en que este año la conozcan muchos turistas, "porque es una experiencia que en el extranjero no es muy conocida".

Martí Gironell, que se perfila como uno de los que más venderán con el libro 'L'arqueòleg', ha pronosticado que las que sufrirán más serán las librerías de interior en localidades sin muchos atractivos turísticos, aunque se ha mostrado satisfecho por la buena salud que muestra su libro muchos meses después de haberse publicado.

"Es fruto de la constancia", ha dicho el escritor, que ha prometido no bajar la guardia para seguir dando cancha al 'boca-oreja' en clubs de lectura, presentaciones y todo tipo de actos de promoción.

Lo mismo hará Torres con su primera incursión en la novela negra, 'Fácil de matar', que no dejará de promocionar hasta octubre, cuando hará una escapada a El Cairo.

La mayoría de escritores no han prescindido de sus vacaciones de Semana Santa: Moccia llegará a tiempo a Roma para celebrar la Pascua y la 'Pasquetta' y Bartlett dormirá esta misma noche en su casa de Vinaròs.

ALMUERZO CONCURRIDO

En el concurrido almuerzo han estado, entre otros, escritores como Jordi Sierra i Fabra, Emili Teixidor, Vicenç Villatoro, María Dueñas, Espido Freire, Natjat El Hachtmi, Carme Riera, Jordi Puntí, Agustín Fernández Mallo, Luis Racionero, Rosa Regàs y Mathias Malzieu.

También se han colado rostros conocidos de la televisión, como Núria Roca y Xavier Sardà, e incluso algún político, como el conseller de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell, que ha acudido en calidad de autor, pues esta misma tarde firmará ejemplares de su 'Catalanisme deucentista' (La Magrana).

"El contacto directo con las personas es muy emocionante", ha dicho el conseller, que ya vivió la experiencia en 2006, y ha confiado en que las ventas no se resientan porque, aunque en Barcelona se note la menor afluencia de público, los lectores están más repartidos por Catalunya.