La esposa de Sandro Rosell afirma que la absolución hace justicia y demuestra que son inocentes

El juicio contra Sandro Rosell encara la recta final: la Fiscalía explicará por qué rebaja su petición de pena
Pool - Archivo
Publicado 24/04/2019 15:40:59CET

   BARCELONA, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La mujer del expresidente del FC Barcelona Sandro Rosell, Marta Pineda, ha celebrado este miércoles la absolución de ambos y de los demás acusados tras el juicio en que se les acusaba de blanqueo: "Un descanso muy grande. Se ha hecho justicia. Nosotros desde el primer día hemos estado segurísmos de que éramos inocentes".

   Lo ha declarado a los periodistas a las puertas de su casa en Barcelona para felicitarle, adonde han ido a felicitarles amigos y los abogados de ella --José María Fuster-Fabra-- y de él --Pau Molins--.

   Ha explicado que él también está satisfecho: "Ahora, a tirar para delante, seguir nuestra vida", y ha añadido que están también contentos por su familia en general y los padres en particular porque han sufrido mucho, aunque tenían esperanza desde el primer día.

   Ella y Rosell se han enterado de la absolución estando en casa, donde donde han compartido la alegría con una de sus hijas y han telefonead a otra, que estaba fuera: "He saltado de alegría. Me he abrazado con mi marido, lógicamente".

"LOS ABOGADOS ANALIZARÁN"

   Al preguntársele si su defensa emprenderá alguna acción tras los 22 meses de prisión provisional y la absolución final, ha respondido: "Legalmente, de momento, que yo sepa, no se va a hacer nada. Estamos absueltos. Hay que dejar pasar los días, y los abogados analizarán".

   También ha hablado Sergi Rosell, hermano del expresidente del Barça, que ha dicho estar muy feliz porque considera que al final sí se ha hecho justicia, tras 22 meses de prisión provisional para su hermano, y se ha mostrado especialmente por su madre.

   La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la AN ha absuelto a Rosell, Pineda, Joan Besolí y los otros tres acusados de blanqueo, al considerar que las pruebas no son concluyentes y ante la duda, fallan en favor de los procesados --Rosell y Besolí pasaron 22 meses en prisión provisional acusados de conformar una estructura estable con la que habrían 'lavado' cerca de 20 millones de euros--.