Actualizado 18/02/2011 16:42 CET

La estación de La Sagrera y su entorno crearán 48.000 empleos en 15 años, según un estudio

Vista virtual de La Sagrera
CONSORCI BARCELONA SAGRERA ALTA VELOCITAT

El acceso será más rápido en coche que en transporte público

BARCELONA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

La estación intermodal del AVE de La Sagrera de Barcelona impulsará la economía y la internacionalización de Barcelona, según un estudio presentado este viernes en la Cámara de Comercio de Barcelona y que calcula que La Sagrera y su entorno crearán 48.000 puestos de trabajo en los próximos 15 años.

El estudio, realizado por el Instituto de Estudios Regionales y Metropolitanos de Barcelona y dirigido por Joan Trullén, extrae estas conclusiones del análisis de la operación de Sant Andreu-La Sagrera, que incluye 160 hectáreas de transformación urbana que se ampliarán hasta más de 325 para la transformación de los polígonos industriales vecinos, y que también supondrá 37.000 viviendas nuevas.

Además, Trullén ha sostenido que la existencia de una estación como La Sagrera favorecerá que Barcelona atraiga empresas internacionales y actividades económicas por la dimensión urbana de la ciudad y por quedar resueltas las necesidades de movilidad con la nueva estación.

El estudio también calcula que el acceso a la estación intermodal del AVE de La Sagrera de Barcelona será más rápido en coche que en transporte público.

Así, la población residente en la capital catalana a menos de diez minutos en vehículo privado de La Sagrera se duplicará, llegando a los 1,2 millones --lo que supone un 77% del conjunto de la ciudad--, mientras que los ciudadanos que vivan a 20 minutos de la estación en transporte público ascenderán a más de un millón, es decir, el 63%.

Es un esquema que se repite con las otras estaciones del AVE en el resto de Catalunya --Lleida, Tarragona y las dos futuras de Girona y Figueres--, ya que se incrementará en un 34% la población que estará a menos de 30 minutos en vehículo privado de la alta velocidad, mientras que los usuarios que se desplacen en transporte público --4,4 millones, un 15% más-- tardarán cerca de una hora.

En lo que respecta a la Región Metropolitana de Barcelona (RMB), la población que podrá acceder en menos de 30 minutos a la alta velocidad en coche alcanzará los 3,8 millones, mientras que serán 2,8 millones de personas que puedan acceder a menos de 30 minutos en transporte público, un 34% más.

La estación de La Sagrera conectará Barcelona con Francia a menos de dos horas, beneficiando así a 11 millones de personas, lo que supone un 80% más respecto a la actualidad.

Además, 31 millones de personas estarán a menos de cuatro horas de Barcelona en alta velocidad, lo que supone un 60%.

El director general de Barcelona Sagrera Alta Velocidad, Joan Baltà, ha explicado que la estación será una estructura de diferentes niveles, ya que mientras el superior albergará las vías de alta velocidad, la parte inferior será ocupada por Rodalies.

Asimismo, desde La Sagrera dos túneles viarios unirán con el nudo de la Trinidad, con acceso directo a la estación de autobuses y a los aparcamientos de 3.000 plazas.

A la presentación del estudio también han asistido el presidente de la Cámara de Barcelona, Miquel Valls, y el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu.

Mientras Valls ha destacado que se trata de una carrera de fondo en la que no hay que dejar de avanzar para que la estación esté totalmente operativa en 2016, Hereu ha remarcado que se trata del proyecto más importante de la década en Catalunya por la centralidad y capitalidad que otorga a Barcelona así como por tener una base territorial a la que han contribuido los vecinos.

AHORRO DE HASTA UN TERCIO DE ENERGÍA

La nueva estación de La Sagrera también supondrá el ahorro de un tercio de energía y de emisiones de gases de efecto invernadero en los desplazamientos en coche.

Así, con La Sagrera se emitirán 6.452 toneladas de dióxido de carbono al año, lo que se traduce en un ahorro del 52%, y 6.761 kilogramos de nitrógeno anuales, lo que supone una reducción del 42,8%.