Foment del Treball plantea una gestión consorciada de las infraestructuras en Catalunya

Publicado 04/12/2019 13:22:45CET
En el centro, el presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, y el vicepresidente, Joaquim Llansó
En el centro, el presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, y el vicepresidente, Joaquim Llansó - EUROPA PRESS

Propone un Pacto de Estado de Movilidad entre fuerzas políticas, instituciones y agentes económicos

BARCELONA, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, y su vicepresidente, Joaquim Llansó, han reclamado este miércoles una gestión consorciada de las infraestructuras en Catalunya, siguiendo una política de 'km 0'.

"Las infraestructuras más estratégicas de Catalunya se deben gestionar en el territorio de forma individualizada y con la participación de agentes económicos a través de diferentes consorcios con las administraciones públicas correspondientes", ha dicho Sánchez Llibre.

La patronal catalana ha estimado que el déficit inversor en infraestructuras en el periodo 2009-2018 asciende a un total 27.970 millones de euros, y para equiparar la inversión a los indicadores europeos recomienda seguir una licitación de obras del 2,2% del PIB catalán, unos 5.000 millones de euros anuales.

A ello, se deberían sumar 2.000 millones de euros anuales en el periodo 2020-2024 --10.000 millones en total-- para reactivar obras ya adjudicadas que están paradas o con un grado de ejecución lento.

"Pedimos que Foment pueda liderar el darle la vuelta a esta situación de efecto inversor buscando la máxima complicidad con las administraciones, --Estado, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona--, y también ofrecer un modelo de gestión consorciada con la participación de agentes económicos, y la posibilidad de que Foment pueda estar presente como líder", ha aseverado Sánchez Llibre.

Por ello, la patronal propone un Pacto de Estado de Movilidad entre las fuerzas políticas y del mundo institucional y económico para impulsar la inversión y mejorar la gestión de las infraestructuras.

RODALIES Y VÍAS DE ALTA CAPACIDAD

Para Foment, el primer ámbito en el que actuar y en el que sería más sencillo es en Rodalies, donde plantea una gestión consorciada tanto de su infraestructura como del servicio: "Creemos que con una infraestructura por la que cada día pasan 420.000 ciudadanos, este planteamiento debería estar aceptado por las administraciones. Es donde más fácil se puede hacer", ha dicho Sánchez Llibre.

Respecto a las vías de alta capacidad, Foment plantea que una vez finalicen las concesiones se implemente un canon de pago por uso para el mantenimiento de la vía, pagando euros por kilómetro recorrido, una medida con la que se recaudarían alrededor de 1.300 millones de euros anuales en Catalunya y que supondría entre un 20% y un 25% del peaje actual, según Llansó.

Para ello, defiende la creación en cada comunidad de un órgano gestor participado por todas las administraciones con competencias que se encargaría de gestionar el cobro, un sistema que plantea que se implante inicialmente en Catalunya y progresivamente en el resto de España.

Precisamente, el 31 de diciembre de este 2019 finaliza la concesión de la AP-7 entre Tarragona y Alicante, y en julio de 2021 entre Tarragona y La Jonquera (Girona), así como entre Barcelona y Zaragoza en la AP-2.

Llansó no se ha mostrado contrario al concepto de viñeta que plantea la Generalitat, basado en una tarifa plana de 40 a 100 euros que establece pago por uso y contaminación, si bien ha insistido en que se debe pagar por kilómetro recorrido.

AEROPUERTOS Y PUERTOS

La patronal catalana también ve prioritario crear el Consejo Rector del Aeropuerto de Barcelona, tal y como aprobó el Consejo de Ministros en noviembre de 2011, para garantizar una gestión individualizada de estas instalaciones.

Considera que se deberían gestionar de forma individualizada los aeropuertos de Girona, Reus (Tarragona) y Sabadell (Barcelona) para tomar las decisiones estratégicas y comerciales adaptadas a sus circunstancias y que permitan aprovechar mejor su potencial.

Foment del Treball apunta que el hecho de que el 49% de Aena esté en manos de inversores privados y que la empresa cotice en bolsa no debería ser un obstáculo, ya que el 51% restante es titularidad del Estado.

En cuanto a los puertos, Sánchez Llibre propone que el Puerto de Barcelona y el Puerto de Tarragona tengan "más autonomía y capacidad de gestión", para que las autoridades portuarias puedan liderar con sus recursos propios la planificación, construcción y financiación de las infraestructuras de su área de influencia.

Ello también revertiría en que puedan establecer tarifas más adecuadas en función de su tipología de tráficos y poder tomar decisiones comerciales con la rapidez necesaria para no perder competitividad frente a otros puertos europeos y fomentando la competencia entre ellos.

Contador