Publicado 16/04/2020 14:48CET

La Fundació Bofill propone 50 medidas educativas y aboga por la promoción automática

Un niño realiza operaciones matemáticas en casa
Un niño realiza operaciones matemáticas en casa - Eduardo Parra - Europa Press

   BARCELONA, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La Fundació Jaume Bofill ha propuesto este jueves un paquete de 50 medidas de choque para garantizar el derecho a la educación durante y después de la pandemia del coronavirus, y ha abogado por la promoción automática de curso en Primaria y Secundaria.

   En rueda de prensa, el director de la Fundació Bofill, Ismael Palacín, ha avisado que una crisis sanitaria no puede ir seguida de una "crisis educativa, con efectos prolongados" y ha asegurado que las medidas propuestas pretenden interpelar a la Conselleria de Educación de la Generalitat, al Gobierno, entidades y municipios.

   El jefe de proyectos de la Fundació Jaume Bofill y autor del informe 'Medidas de choque y reformas prioritarias ante la crisis del Covid-19', Miquel Àngel Alegre, ha asegurado que todas las medidas se vinculan en el "eje de la equidad y la igualdad de oportunidades en educación".

PROMOCIÓN AUTOMÁTICA DE CURSO

   Una de las medidas que han exigido es la promoción automática de curso que permita suprimir la repetición, dado el periodo extraordinario actual, y puesto que "educar no es lo mismo que enviar ejercicios a través de Internet", ha asegurado Palacín.

   En el caso de cuarto de ESO, la Fundació aboga por facilitar el título como norma general, y en aquellos que los 'inputs' de las dos primeras evaluaciones así lo aconsejen, hacer una prueba extraordinaria de mínimos a principios de septiembre para obtenerlo.

   Entre otras medidas hay la provisión de conexión en entornos desfavorecidos --cerca de 55.000 familias en Catalunya no tienen acceso a Internet--, y medidas que garanticen la oferta de programas de verano y casales que ofrezcan actividades diarias, con opción de jornada completa, durante junio y julio, y semanas anteriores al inicio de curso.

   En el informe también se detallan medidas que garanticen el apoyo socioemocional y conductual de los alumnos, la atención a la diversidad, o la lucha contra el absentismo y abandono escolar prematuro.

   En esa línea, Miquel Àngel Alegre ha remarcado la importancia de focalizar la atención en los cursos de finales de etapa, como cuarto de ESO, donde se requieren figuras de asesoramiento y de "orientación efectiva" para acompañar al alumno a decidir la continuidad de sus estudios y alternativas formativas.

   Alegre ha asegurado que las acciones a lo largo del tercer trimestre son claves, no sólo de evaluación, seguimiento y tutorización, sino también aquellas "indicaciones que permitan que un alumno y su familia tomen buenas decisiones" en relación a su futuro académico.

   La Fundació Bofill también ha recomendado que los centros escolares preparen un plan de acogida post-crisis, tanto de cara al alumnado, los profesores y las familias.

   Asimismo, ha puesto sobre la mesa reformas y retos tras el Covid-19 que pasarían por incluir las tecnologías digitales como contenido básico en la formación del profesorado, elaborar un catálogo de herramientas de evaluación e implementar unas 'becas salario' para jóvenes de 16 a 18 años de familias desfavorecidas, entre otras.

Para leer más