Actualizado 18/01/2017 12:15 CET

La Fundació Hàbitat3 compra las primeras viviendas por tanteo y retracto para uso social

Fachada exterior de la Casa Bloc. Vivienda, pisos, alquiler social, refugiados
EUROPA PRESS

Compra diez pisos acogiéndose al Decreto ley de medidas extraordinarias por vulnerabilidad residencial

BARCELONA, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Fundació Hàbitat3, la gestora de vivienda social de la Taula del Tercer Sector, ha comprado en los últimos ocho meses diez viviendas para destinar a uso social, acogiéndose al tanteo y retracto que recoge el Decreto ley de medidas extraordinarias y urgentes para la protección de familias en riesgo de vulnerabilidad residencial aprobado por el Govern en marzo de 2015.

Se trata de pisos procedentes de ejecuciones hipotecarias posteriores a abril de 2008, y supone la primera vez que una entidad social catalana compra viviendas a través de este sistema de tanteo y retracto, ha explicado la entidad en un comunicado este miércoles.

Las diez viviendas han costado una inversión de 660.000 euros --entre la compra y las obras de rehabilitación-- y cuatro están situadas en Santa Coloma de Gramenet, tres en Barcelona, una en Badalona, otra en l'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) y una en Reus (Tarragona) --que ya se encuentra llena--.

Los pisos, de entre 50 y 70 metros cuadrados y rehabilitados a través de empresas de inserción laboral, han oscilado entre los 15.000 euros y los 83.000 euros.

Hàbitat3 ha explicado que han podido comprarlos gracias a ayudas de CaixaBank, que ha aportado una cantidad para las entradas hipotecarias, y ha hecho una financiación que permite a la entidad unas hipotecas asumibles.

161 SUSCEPTIBLES DE COMPRA

Entre 2015 y 2016, se ha comunicado a Hàbitat3 4.249 pisos que podía comprar a través del tanteo y retracto --junto a ayuntamientos y la Generalitat--, y ha realizado 161 visitas en pisos susceptibles de ser comprados.

El alquiler social de los inquilinos --que en los pisos que gestiona Hàbitat3 en Barcelona oscila entre los 50 y 300 euros mensuales, con 160 de media-- permitirá pagar las diez hipotecas a la fundación, que ha destacado que estas compras generarán un patrimonio propio y permitirán ampliar las 315 viviendas con las que cuenta, en las que se alojan 1.024 personas en riesgo de exclusión social.

Las entidades de la Taula gestionarán los pisos, así como la fundación a través de programas de los ayuntamientos, y se destinarán a colectivos vulnerables como familias que acaban de ser desahuciadas, monoparentales en riesgo de exclusión, personas con problemas de salud mental, adicciones, y personas 'sin hogar', entre otros.

El decreto ley --previo a la ley catalana 24/2015 de emergencia habitacional y pobreza energética-- permite al Govern, ayuntamientos y entidades tener hasta 2021 derecho a tanteo y retracto en las operaciones de venta de todos los pisos procedentes de ejecuciones hipotecarias o daciones en pago hechas con posterioridad a abril de 2008 en los 72 municipios catalanes donde hay demanda acreditada y un riesgo elevado de exclusión social.