El Govern transforma más de 6.000 contratos temporales a indefinidos hasta agosto

El conseller Chakir el Homrani
EUROPA PRESS
Publicado 03/09/2018 16:30:12CET

El Homrani pide a Sánchez derogar las reformas laborales por su precarización del mercado laboral

BARCELONA, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Govern, a través de la Inspección de Trabajo, ha transformado un total de 6.196 contratos temporales a indefinidos entre enero y agosto a través de 2.352 actuaciones, que han resultado en 169 infracciones por fraude en la contratación y sanciones por un importe de 194.486 euros.

En una entrevista de Europa Press, el conseller de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat, Chakir el Homrani, ha cuantificado así el primer balance de la campaña contra el fraude en la contratación prevista para este 2018 por su departamento para reducir el exceso de temporalidad del mercado laboral y que prevé iniciar un total de 1.800 expedientes de inspección a lo largo del año.

El Homrani ha explicado que continúan trabajando para disminuir el peso de la temporalidad, que señala como indicador de la precariedad laboral y enfatiza que afecta a todos los ámbitos económicos, pese a que se están registrando buenos datos como la creación de empleo y un paro por debajo del 12% en el segundo trimestre de 2018, así como que el sector industrial sea el que más tira en esta tendencia.

"La creación de empleo es buena y, además, tiene un elemento muy positivo, si miras las cifras a nivel interanual, el sector que más tira es el industrial y, cuando es éste el que lidera, todos los otros sectores crecen y suele ser con unas bases productivas mejores", ha razonado.

El conseller ha sostenido que la calidad de los puestos de trabajo que se están generando y qué hacer para mejorarla es una de las "obsesiones" del departamento ante cifras que ha alertado que asustan, como el hecho de que 400.000 trabajadores catalanes estén en riesgo de pobreza.

Para hacerlo, el Govern dispone de dos herramientas, teniendo en cuenta sus "limitaciones competenciales": la Inspección de Trabajo, que cuenta actualmente con una plantilla de 241 inspectores y subinspectores en Catalunya, y la negociación colectiva.

"Es clave la capacidad de entendimiento de sindicatos, patronales y la Administración. También lo son los convenios colectivos, que tienen rango de norma y es una manera de poder actuar alrededor de la calidad del empleo, teniendo esta limitación de competencias normativas. Tenemos esta vía, que la trabajamos y la continuaremos trabajando", ha remarcado.

En ese sentido, ha defendido que es "posible" recuperar la mesa permanente de diálogo social en Catalunya, así como fortalecer otros espacios como el Consejo de Relaciones Laborales, y lo ha ligado al desarrollo de una Ley de Participación Institucional y de Concertación, reclamada por los sindicatos mayoritarios de CC.OO. y UGT de Catalunya y que ha enfatizado como prioridad para el actual Govern.

DEROGAR LAS REFORMAS LABORALES

El conseller, que fue entre 2007 y 2011 portavoz nacional del Avalot de UGT de Catalunya --la rama juvenil del sindicato--, ha achacado la precariedad del mercado laboral a las dos últimas reformas laborales, que fueron aprobadas por los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero en 2010 y de Mariano Rajoy en 2012 , respectivamente, entre otros motivos.

"Yo, por tradición y por de donde vengo, diría deroguémoslas; después ya adaptaremos lo que haga falta, pero deroguemos. Parece ser que esta voluntad, que cuando el PSOE estaba en la oposición la situaba de forma muy clara, en el momento en el que ha llegado al Gobierno no lo dice de manera tan clara y hasta creo que todos deducimos que no habrá derogación. Es un problema", ha lamentado El Homrani.

Pese a ello, ha pedido al nuevo Gobierno central que empiece a hacer modificaciones de la normativa, sobre todo de aquellos elementos que considera que más han precarizado directamente al mundo laboral, según él, como la predominancia de los convenios de empresa sobre los sectoriales, que ha resaltado como un ataque a la concertación social: "Parecía que el Gobierno de Rajoy tenía muy claro que quería cargarse la negociación colectiva".

El Homrani ha criticado del ejecutivo presidido por Pedro Sánchez "las buenas palabras y pocos hechos" en materia laboral y le ha pedido valentía para encarar los cambios necesarios.

"Estamos a la espera de ver hechos y concretar palabras alrededor de lo que se quiere hacer respecto a las reformas laborales", ha aseverado.