Actualizado 17/12/2013 21:28 CET

Hallan los restos de un combatiente de la Batalla del Ebro

Restos de un combatiente de la Batalla del Ebro de la Guerra Civil
Foto: URV

TARRAGONA, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universitat Rovira i Virgili (URV) han hallado en el yacimiento de Tossals, en Aldover (Tarragona), los restos de un combatiente muerto en la Batalla del Ebro.

   El hallazgo, de unos sucesos que ocurrieron hace 75 años, se ha producido cuando realizaban excavaciones arqueológicas en una zona con restos del siglo VII a.C.

   En declaraciones a Europa Press, el profesor Jordi Diloli ha admitido que los investigadores se enfrentan a un "problema" para saber a qué bando pertenecía el soldado, aunque confía en que los análisis antropológicos detallados que se practicarán a los restos --ya trasladados a la Facultad de Letras de la URV-- aporten información complementaria como la edad, el origen y el motivo de la muerte.

   El combatiente, no obstante, parece que murió de un tiro en la cabeza en el margen derecho del Ebro, en una zona a la que en teoría nunca llegaron las avanzadillas republicanas que rompieron las defensas franquistas en julio de 1938, por lo que los restos podrían corresponder a un soldado del lado sublevado --en el momento de caer se encontraba mirando hacia el río, el lado republicano--.

   Diloli, no obstante, ha explicado que a su alrededor se han hallado también ocho granadas defensivas propias del ejército republicano, lo que añade interrogantes al hallazgo.

   En lo que sí hay consenso es en que el soldado no fue enterrado, y murió en un acto de guerra, olvidado y abandonado por sus compañeros, ha señalado el profesor de la URV, que ha detallado que aunque en la zona es habitual encontrar restos humanos de una batalla que costó más de 15.000 vidas, no lo es tanto desenterrar cuerpos todavía en conexión anatómica.

   Precisamente, hace ahora dos años, investigadores del CSIC y de la Universitat de Barcelona (UB) encontraron en la línea fortificada de La Fatarella los restos de un soldado republicano que, al parecer, murió sepultado en la trinchera en la que combatió hasta el último momento, cuando aseguraba el repliegue de sus compañeros, que volvieron a cruzar el río derrotados, cinco meses después de lanzar la que fue su última ofensiva.

DESTINO POR DECIDIR

   Diloli ha explicado que el hallazgo ha sido fortuito, dado que los investigadores del seminario de Protohistoria y Arqueología de la URV en realidad buscaban restos de los asentamientos en el valle del Ebro que se sucedieron entre la edad del Bronce y la época romana, en el siglo VII a.C.

   La zona, "estratégica y con buenas vistas que aseguraban el control del río", también fue ocupada por las trincheras y búnkeres de ambos bandos por la misma razón, ha precisado.

   El descubrimiento ha sido comunicado a la Generalitat y la subdirección general de Memoria, Paz y Derechos Humanos de la Conselleria de Gobernación y Relaciones Institucionales, la exhumación se ha realizado siguiendo la normativa de fosas de Catalunya y la URV custodiará y estudiará los restos hasta que el Govern determine el destino final del combatiente.

   Diloli ha augurado que éste podría ser el Memorial de les Camposines, un espacio concebido como homenaje a todos los que participaron en la Batalla del Ebro, uno de los choques más sangrientos que se produjeron durante la Guerra Civil Española (1936-1939).