Hereu cumple mañana un año en la alcaldía de Barcelona con críticas de la oposición, que ve continuismo respecto a Clos

Actualizado 07/09/2007 20:56:39 CET

BARCELONA, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, llegará mañana a su primer año en el cargo, con duras críticas de los partidos de la oposición --CiU, PP y ERC--, que coinciden en considerar que ven agotado el modelo de ciudad del edil socialista. Las tres formaciones también denuncian el continuismo de las políticas públicas municipales de Hereu respecto a la etapa en que el actual ministro de Industria, Joan Clos, era alcalde de Barcelona.

Hereu fue elegido alcalde en un pleno extraordinario con los votos a favor de PSC en sustitución de Clos cuando éste fue nombrado ministro, ERC e ICV-EUiA, y volvió a ser reelegido alcalde tras las elecciones municipales de mayo, esta vez sin el apoyo de los republicanos, que optaron por pasarse a la oposición.

CIUDAD "PROTAGONISTA" DE INCIDENCIAS

En declaraciones a Europa Press, el presidente del grupo municipal de CiU en el Ayuntamiento, Xavier Trias, consideró que durante el primer año de Hereu al frente de la 'Casa Gran', "la ciudad ha sido protagonista de incidencias, accidentes y malas noticias, que a veces se han agravado por la actuación de los responsables municipales, o no han dado una respuesta adecuada".

Trias enumeró la lista de malas noticias en el último año. Entre ellas, "la anulación de la Cimera Europa sobre vivienda por 'razones de seguridad', los permanentes incidentes en Cercanías, el apagón, errores y retrasos en el sorteo de pisos de alquiler, los colapsos de tráfico provocados por fallos de semáforos cuando llueve, la polémica por el pregón de la Mercè del pasado año a cargo de Elvira Lindo, o el permanente gasto multimillonario en publicidad institucional que básicamente sirve para hacer propaganda del alcalde".

El líder de CiU consideró que el gobierno municipal liderado por Hereu "pretende mantener el mismo estilo prepotente de gobernar como si tuviera mayoría absoluta, sin respetar las nuevas mayorías que se pueden confirmar en el Consistorio". Trias también lamentó la "falta de liderazgo y ambición" del alcalde, y le acusó de apostar por un modelo de ciudad "más centrado en el decorado que no en las personas".

EL 'HEREU' DE CLOS

Por su parte, el presidente del grupo municipal del PP en el consistorio, Alberto Fernández Díaz, ha hecho popular una frase hecha para criticar al alcalde Hereu, cuando, en un juego de palabras con su apellido, proclamaba que es el "'hereu' de Clos", una cuña que usó profusamente durante la pre campaña y la campaña electoral.

En rueda de prensa, Fernández Díaz consideró hoy que, durante este año, en algunos ámbitos la ciudad "va a la deriva", sobre todo en lo referente a infraestructuras, y acusó a Hereu de no resolver "los problemas" de la ciudad.

"Hereu agrava los vicios de Clos", según Fernández Díaz, porque el Ayuntamiento gasta más dinero en publicidad institucional de lo previsto, y lo mismo ocurre con la recaudación a través de los parquímetros, que también es superior a lo previsto en los presupuestos. "Se duplica la recaudación de las zonas verdes y azules con el amarillo de las multas", apostilló.

El dirigente popular solicitó al alcalde más inversiones en "seguridad, infraestructuras, atención a las personas, salud, educación y mejora de los barrios".

"HACEN LO MISMO"

El presidente del grupo municipal de ERC en el Ayuntamiento, Jordi Portabella, también detectó, en declaraciones a Europa Press, que Hereu hace "continuismo" de la era Clos, de la que él mismo fue partícipe como socio del Gobierno municipal, y lamentó que el consistorio siga "sin plantearse un nuevo modelo de ciudad". "Critican las declaraciones de lo que hacía Clos pero hacen lo mismo, tanto el PSC como Iniciativa", opinó.

"No hemos visto ninguna política diferente en ningún ámbito", dijo Hereu, quien lamentó que "en cambio, PSC e ICV-EUiA dan coba a los ministros de Madrid a la espera de que pasen las elecciones estatales en la ciudad".

Según Portabella, los retos que tiene que afrontar la ciudad son concebir las infraestructuras desde una perspectiva metropolitana, "defender qué papel tiene que tener Barcelona en un contexto de globalización, aumentar el grado de identificación de la ciudadanía barcelonense con Catalunya, y aprovechar la oportunidad de la entrada en vigor de la ley de la dependencia".

Portabella lamentó que el equipo de gobierno municipal "discuta sobre el hecho de llevar a la práctica las proposiciones huye se aprueban por la mayoría de la oposición", y aseguró que ello contribuye al "distanciamiento" entre políticos y ciudadanos.