Laura Pausini: "Ahora soy más Laura que en todos mis años de carrera"

La cantante Laura Pausini
JULIAN HARGREAVES
Publicado 17/10/2018 10:18:16CET

BARCELONA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

Es un reconocido icono de dulzura, sensibilidad y romanticismo, pero Laura Pausini también pisa fuerte allá por donde pasa. Además de la ternura que la define, desprende seguridad y una personalidad de esas que caracterizan a la donna italiana, sin abandonar nunca la sonrisa de oreja a oreja.

En su última visita a España, ganó el talent show Factor X con Pol Granch. Ahora, vuelve para presentar en concierto su disco Hazte Sentir, nominado al Mejor Álbum Vocal Pop Tradicional de los Latin Grammy. Este miércoles estará en el Palau Sant Jordi de Barcelona y el jueves en el Wizink Center de Madrid.

Laura Pausini es una de esas personas por las que valdría la pena inventar un clonador humano y enviar una copia a cada casa. La espontaneidad es una de sus cualidades más alabadas, aunque también le define su testarudez, sobre todo cuando defiende aquello en lo que cree firmemente. Años atrás ya lo demostró.

Lanzó un disco en inglés y trató de iniciar una carrera musical en Estados Unidos, pero dejó plantada a su discográfica en el camino. La compañía versionó algunas canciones al estilo dance sin consultarle. Laura hizo las maletas y se volvió a Italia cuando su single Surrender sonaba en todas las emisoras de radio norteamericanas y figuraba entre reconocidas listas de popularidad del país, como las de la revista Billboard.

De hecho, admite que "muy pocas personas me pueden llevar la contraria, básicamente mi madre y mi novio, Paolo" y que prefiere moverse más por sus instintos más que por los números.

Pero Laura Pausini recuerda que no siempre fue tan segura como ahora y no se avergüenza al reconocer que, hasta los 31 años, en ocasiones dormía con sus padres porque tenía miedo a la oscuridad.

Pero algo cambió el rumbo. "Desde que nació mi hija Paola soy más Laura que en toda mi carrera y tengo más cosas en común con mi yo de ocho años que nunca", ha señalado durante la entrevista.

Su pequeña de cinco años le acompaña en todos sus viajes. A ella y a su novio Paolo, que es guitarrista y director musical en el tour. Se le iluminan los ojos cuando habla de la pequeña y aclara que es "la única que puede influir en el transcurso de mi carrera; hasta ahora ella se ha adaptado genial a mi ajetreada vida, pero yo también debo adaptarme a ella y a sus necesidades normales de niña".

Sobre si le preocupa la forma de vida nómada que ha vivido Paola sus primeros años de vida concreta que "quisiera que de mayor mi hija recordara que no es tan importante tener una casa hecha de muros y ventanas, sino que un hogar es donde está en cualquier sitio en el que esté la familia. Y nosotros, aunque viajemos mucho, estamos siempre juntos".

Pero concreta que "ahora ya ha empezado la primaria y solo me acompaña en los conciertos los fines de semana".

HAZTE SENTIR

La reciente nominación al Latin Grammy le parece "un inmenso honor siendo italiana, aunque no creo que vaya a ganar y por eso estoy tranquila", admite con naturalidad.

Hazte Sentir es su decimotercer álbum de estudio y, con él, celebra 25 años en la música. No es su primera vez en los Grammy, ha ganado en tres ocasiones la versión Latina (2005, 2007 y 2009) y el Grammy Award a Mejor Álbum Pop Latino en 2004.

"No llego a explicar con palabras lo importante que es para mí estar nominada. No soy latina, me siento adoptada por los latinos y no puedo agradecerles lo suficiente", remarca.

Para llegar a ello, la italiana ha recorrido mucho, con 44 años a sus espaldas y una carrera que inició siendo adolescente, acumula innumerables records y éxitos.

Entre muchos: fue la primera mujer en cantar en el Estadio San Siro de Milán y la única artista italiana que ha actuado en el Circo Massimo de Roma, lugar donde ha iniciado y cerrará la gira actual Hazte Sentir World Tour.

El privilegio solo lo tenían, hasta la fecha, artistas internacionales de la talla de Rolling Stones o Bruce Springsteen. Y, después de 24 años, en nuestro país sigue siendo el artista extranjero que más discos ha vendido en la historia de la música.

ESPAÑA, SIEMPRE EN SUS GIRAS

El tour aterriza en España después de recorrer toda Italia, Sudamérica y varias ciudades de Estados Unidos, países en los que ha colgado repetidamente el cartel de agotado.

Barcelona será la primera del resto de citas en Europa: "Tengo muchas ganas. No veo la hora de volver a los escenarios españoles. Pase lo que pase, España no puede faltar en mis giras" dice entusiasmada.

"Aquí me siento como en casa, si no existiera Italia, seguramente viviría en España". En concreto, la artista nos desvela su predilección por Madrid: le gusta pasear y recorrer lugares de referencia tan terrenales como el supermercado o la farmacia porque en nuestro país "puedo ser simplemente Laura".

Y explica muy seria: "Pararme a reflexionar quién soy y actuar como la persona que realmente soy, no como la artista, es imprescindible para avanzar. Madrid es uno de los pocos lugares donde me siento así.

TOUR A LO GRANDE

Sobre el show, la artista promete muchos efectos y luces y un gran escenario con una larga pasarela que le "permita acercarse al público porque me encanta ver las caras de la gente y sentirles cerca" explica.

Los asistentes disfrutarán este miércoles de más de dos horas de espectáculo en el que la artista recordará las canciones clave de su carrera, sin saltarse las míticas La Soledad y Se fue, pero en el que también espera sorprender con versiones en acústico y sobre todo con nuevos temas bailables que "quizá el público que no ha seguido todos mis pasos no se espera".

A pesar de la cuidada escenografía, que seguro roza la perfección puesto que la artista se considera "muy obsesiva, me gusta controlar cada detalle y no dejar nada a la suerte", Laura nos confiesa que le gustaría "que, al acabar el show, el público se sienta feliz".

Al fin y al cabo, el disco se titula Hazte Sentir y es una invitación a hacer una introspección, a sentir lo que cada uno realmente es y no tener miedo a mostrarlo y concluye que "aunque, curiosamente, hoy en día estamos más conectados que nunca, pero en nuestras relaciones sociales se nos olvida sentir".