Malmström aboga por defender un comercio "basado en normas" ante la guerra de aranceles

Publicado 29/11/2019 11:47:53CET
La Comisaria de Comercio Europea, Cecilia Malmström, en un desayuno informativo organizado por el Cidob
La Comisaria de Comercio Europea, Cecilia Malmström, en un desayuno informativo organizado por el Cidob - EUROPA PRESS

La comisaria europea de Comercio pide proteger la OMC: "Necesitamos salvarla"

BARCELONA, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

La comisaria de Comercio de la Comisión Europea, Cecilia Malmström, ha abogado este viernes por salvaguardar un comercio "basado en normas" ante un nuevo escenario global marcado por la guerra de aranceles entre Estados Unidos y China.

Lo ha dicho en un desayuno informativo organizado por el Barcelona Centre for International Affair (Cidob), siendo éste su último acto público como comisaria, al dejar el cargo esta semana para ser relegada por el irlandés Phil Hogan, actualmente comisario europeo de Agricultura.

Malmström ha remarcado la importancia de la Organización Mundial del Comercio (OMC) -- World Trade Organization (WTC) en inglés-- para garantizar la protección de cómo se ha desarrollado este ámbito hasta el momento: "Necesitamos salvarla".

No obstante, ha señalado que la OMC "no es perfecta", y ha aseverado que desde Europa seguirán luchando para reformarla y modernizarla, pero que sin ella se puede ir a una situación muy complicada y con más guerras arancelarias.

"Sería el fin de la seguridad jurídica en el comercio internacional. Será la ley de la selva. Las empresas estarían sometidas a cambios de reglas, nuevas barreras podrían levantarse en cualquier momento", ha subrayado.

Asimismo, la comisaria ha expuesto que la riqueza y el bienestar de los países europeos depende del comercio, lo que ha asegurado que en Catalunya se sabe porque fue "pionera" en la creación de reglas de comercio internacional, y ha puesto en valor el desarrollo del Consolat de Mar de Barcelona.

DESPUÉS DE CINCO AÑOS

Después de cinco años en el cargo, la comisaria ha expuesto que la "naturaleza" de su labor ha cambiado mucho, pasando de las protestas que tenía frente a su oficina por tratados como el TTIP y el CETA al compromiso actual para proteger el comercio internacional.

Ha asegurado que en Europa existe ahora un "consenso bastante fuerte" para promover acuerdos comerciales con otros países, y lo ha aducido a la reacción y el rechazo que ha provocado la política del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Ha indicado que, ante la postura de Trump de creer que las guerras comerciales son "buenas y fáciles", otros se han posicionado en contra y han defendido que esta actividad económica se puede hacer de una manera sostenible.

GUERRA COMERCIAL DE ESTADOS UNIDOS CONTRA CHINA

Malmström ha enfatizado que la guerra comercial de Estados Unidos contra China es una "mala noticia", pese a que ha sostenido que comparten en gran medida el análisis que hace Trump sobre el país asiático, con una economía a la que le quedan reformas por emprender.

Es por ello que la comisaria europea ha criticado el método escogido por el estado norteamericano y ha aseverado que una guerra comercial "no es la solución".

Ha recalcado que EE.UU. tiene "toda su atención" en la guerra comercial con China, por lo que otras cuestiones, cómo alcanzar acuerdos comerciales con Europa, aunque sean pequeños y después de no conseguir cerrar el TTIP, no están en la agenda.

MERCOSUR

Malmström ha celebrado el acuerdo alcanzado desde la Unión Europea (UE) con Mercosur y lo ha ejemplificado como uno de los muchos acuerdos que se están impulsando actualmente desde Europa con otros países.

Ha explicado que este bloque comercial --integrado por Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay y Venezuela-- tiene mercados muy cerrados con aranceles altos y que el acuerdo dará la ventaja a los Estados miembro de ser los primeros en no pagarlos.

En ese sentido, ha apuntado que unas 10.000 empresas españolas ya comercializan con estos países y que se podrán beneficiar de estar con nuevas condiciones en estos mercados, que ha cifrado que están formados por 260 millones de personas.

GLOBALIZACIÓN

La comisaria europea ha expuesto que el rápido desarrollo y establecimiento de la globalización ha tenido consecuencias entre los ciudadanos, puesto que algunos han ganado y otros han perdido.

Ha considerado que los Estados miembro de la UE tienen que encontrar la manera para repartir "de manera justa" los beneficios de la globalización ante los perjuicios que provoca en algunos grupos sociales.

En ese sentido, ha lamentado que la UE tiene poca capacidad para incidir en esto porque su presupuesto es limitado y que son los países europeos los que tienen competencias en cuestiones como la Seguridad Social y la fiscalidad.

Contador

Para leer más