Meritxell Batet reivindica avances en el diálogo con el Govern pero Ernest Maragall los ve insuficientes

Retirada de recursos estatales contra la ley de emergencia en vivienda
David Zorrakino/Europa Press
Actualizado 30/10/2018 19:29:19 CET

El Gobierno ve "negociación política" y la Generalitat exige hablar de presos y autodeterminación

BARCELONA, 30 (EUROPA PRESS)

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, ha reivindicado este martes que la apuesta por normalizar las relaciones con la Generalitat que hizo el Gobierno liderado por Pedro Sánchez se está plasmando en la realidad por "la vía del diálogo y la vía política".

Lo ha explicado en declaraciones a los periodistas, precisamente tras firmar con la Generalitat un acuerdo por el que el Gobierno retira parcialmente los recursos de inconstitucionalidad que se presentaron en su día a la Ley 24/2015 y la 4/2016 de medidas urgentes para la emergencia en el ámbito de vivienda y la pobreza energética.

Batet ha considerado que existe una "negociación política" con la Generalitat para la retirada de recursos contra leyes sociales, y ha destacado que esto supone un avance considerable respecto a las relaciones que tenía el gobierno catalán con el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Ha defendido que el Gobierno ha focalizado este diálogo en la retirada de recursos a leyes sociales porque "el objetivo principal es poder atender las personas más vulnerables, con más necesidades y aquellas personas que pueden ser víctimas de un desahucio".

INSUFICIENTES

También en declaraciones tras la ministra, el conseller de Acción Exterior de la Generalitat, Ernest Maragall, ha señalado que el acuerdo de este martes es una "concreción positiva" del diálogo, pero lo ve insuficiente y reclama avances en otros dos ámbitos: la libertad de los presos soberanistas y el reconocimiento a la autodeterminación.

Ha advertido al Gobierno central de que avances como el acuerdo firmado este martes no apartarán a la Generalitat de su otros objetivos que no ve atendidos: "Todo esto no nos hará ni silenciar ni aceptarlo como sucedáneo de normalidad".

Ha explicado que las relaciones con el Gobierno central tienen tres niveles: un tercer nivel sobre los recursos al Constitucional y conflictos de este tipo, y otros dos niveles, uno sobre presos, y otros sobre el derecho que la Generalitat considera que tienen los catalanes a decidir su futuro.

"Seguimos urgiendo a la necesidad absoluta de avanzar en los otros dos niveles de relación que tienen las puertas cerradas y no tienen ningún resultado apreciable", ha criticado el conseller, que ha avisado al Gobierno de que hablar sobre los presos y la autodeterminación no admite dilaciones.