El MNAC trabaja en una "gran exposición" póstuma de Maspons

Actualizado 12/08/2013 15:16:20 CET
EUROPA PRESS

"Ante hacer una fotografía o vivir el momento, siempre prefería vivir el momento"

BARCELONA, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) se encuentra en los trabajos preliminares para llevar a cabo una "gran exposición" de la fotografía de Oriol Maspons, después de que el centro firmara un convenio para quedarse con la colección de obras del fallecido fotógrafo de la Gauche Divine, ha explicado a Europa Press el conservador de Fotografía del MNAC y amigo personal de Maspons, David Balsells.

Últimamente se habían intensificado los contactos para reactivar la negociación del convenio firmado en diciembre de 2010 en un trabajo a tres bandas, entre el MNAC, la familia y la Fundación Elsa Peretti, que están interesadas en llevar a cabo una muestra que, finalmente, deberá ser póstuma.

La colección del MNAC está formada por unas 1.500 fotografías sobre papel realizadas entre los años 50 y finales de los 80, y contiene los trabajos que realizó para revistas como 'Interview', 'L'Oeil' y 'Paris Match', además de algunas de las imágenes que ilustran los tres libros de la serie 'Palabra e imagen', publicados por Tusquets: 'Poeta en Nueva York', de Federico García Lorca; 'La caza de la perdiz', de Miguel Delibes; y 'Toreo de Salón', de Camilo José Cela.

"La muerte de Maspons nos ha pillado de golpe" en este proceso, que en una segunda fase prevé la realización de una retrospectiva, ha señalado Balcells, quien ha destacado la aportación de Maspons a la revolución del lengua visual en España durante los años 60.

"GRAN FOTÓGRAFO DE LA POSTGUERRA"

"Fue uno de los más importantes fotógrafos de la postguerra que trajo las vanguardias", ha destacado Balsells, conmovido por la muerte de su amigo al que visitó el pasado jueves en el hospital.

"Pese a que estaba grave, todavía me hizo reír. El sentido del humor nunca lo perdió. Era una persona fantástica", ha resaltado de su amigo, de quien ha destacado su paso por París en los años 50, donde experimentó una revolución personal, que llevó a España y que le provocó la expulsión de la Agrupación de Fotógrafos de Catalunya.

De Maspons, ha destacado especialmente que era un gran vividor, y es que "ante la disyuntiva de hacer una fotografía o vivir el momento, él siempre prefería vivir el momento", y no en vano en 1998 protagonizó una retrospectiva en el MNAC bajo el título 'L'instant perdut', porque el instante vivido, se lo quedaba para él, ha observado Balsells.

"Su pasión era el libro", ha subrayado el conservador de Fotografía, que, una vez jubilado, de vez en cuando le preguntaba al fotógrafo si había vuelto a hacer instantáneas.

"Él siempre me contestaba, que no, que no tenía sentido si no había recibido ningún encargo de libro", ha indicado, en alusión a la faceta de ilustrador de Maspons que le llevó a publicar los libros ilustrados.