Actualizado 05/08/2016 15:44 CET

El Montseny apuesta por la ganadería tradicional para frenar la desaparición de aves

Quemas controladas y recuperación de zonas en el Montseny
DANIEL GUINART

BARCELONA, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

Gestores del Parque Natural del Montseny (Barcelona) y propietarios de tierras han apostado por promover la ganadería y agricultura tradicionales para frenar la desaparición de aves comunes de la zona, después de que haya descendido un 44% su población en los últimos 12 años.

Se trata de especies que necesitan hábitats abiertos, como los espacios de cultivo, y que se han visto afectadas por la reforestación --que afecta el 12% de la superficie-- que ha comportado el abandono de prácticas agrícolas y ganaderas tradicionales, ha publicado la 'Revista Ecosistemas', de la Asociación Española de Ecología Terrestre (AEET).

Investigadores del Instituto Catalán de Ornitología (ICO) y del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (Creaf), junto al Servicio de Parques Naturales de la Diputación de Barcelona, han apuntado que el descenso de la población de aves se ha concentrado especialmente en el periodo entre 2002 y 2007, y han señalado que las especies de pastos y matorrales del resto de Catalunya muestran un patrón de caída poblacional similar, aunque en menor magnitud.

La zona ha sufrido un fuerte cambio en los usos del suelo
en los últimos 50 años, con una reducción de más del 60% de los espacios de cultivo, considerados como los principales reservorios de la biodiversidad de la zona, y que se han convertido en densas zonas boscosas (42%), matorrales (10%) y prados (8%).

Para combatir este proceso, gestores y propietarios han impulsado la recuperación de zonas abiertas mediante quema selectiva de matorrales, en aquellas zonas de mayor interés de conservación de
este espacio protegido, como son el Pla de la Calma y el Matagalls.

Las principales líneas de trabajo se centran en labores de investigación, seguimiento, intervención, educación y divulgación, con el objetivo de recuperar poblaciones de especies como la collalba gris

La ganadería extensiva o tradicional permitirá en estas zonas que los herbívoros domésticos mantengan los hábitats abiertos que se han recuperado a través de la quema selectiva, y con ello, conseguir el objetivo final de mejorar el estado de conservación de las especies de fauna y flora que requieren esta tipología de hábitat.

Todavía no existen resultados contrastados de los efectos de estas actuaciones, pero los gestores consideran que el seguimiento de la evolución de las poblaciones de aves será una herramienta básica
para valorar las intervenciones realizadas y poder evaluar su utilidad para la conservación de las poblaciones orníticas de espacios abiertos, ha explicado en un comunicado la AEET.