Nace en Girona la Fundación Ciudad Invisible para enlazar cultura y sector público-privado

Anuncio de la fundación 'La Cuidad Invisible' en Girona
EUROPA PRESS
Actualizado 26/07/2013 15:23:17 CET

Pretende convertir Girona en la capital europea del teatro y la cultura

GIRONA, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

La productora gerundense Bitò Produccions y el Festival Temporada Alta han presentado este viernes la Fundación La Ciudad Invisible, una entidad que nace con la vocación de promover la cultura, poniendo en contacto el sector público y el privado, y apostando por la excelencia, la investigación, la innovación y la creación en el ámbito cultural.

El director artístico del Temporada Alta y miembro del patronato de la Fundación, Salvador Sunyer, ha explicado en rueda de prensa en el Ayuntamiento de Girona que la entidad tendrá tres objetivos básicos: conseguir el arraigo de la sociedad civil con el mundo de la cultura, convertir Girona en "la ciudad del teatro" y conseguir nuevos recursos.

Además, la entidad también trabajará para poner en contacto al sector público y al privado para que busquen conjuntamente nuevas fórmulas de gestión de la cultura para que sea accesible a todos los ciudadanos; crear un marco estable de reflexión y debate al servicio de la sociedad; consolidar Temporada Alta como el festival de referencia en el sur de Europa; internacionalizar la creación catalana contemporánea; y conseguir una base de apoyo popular y la implicación del ciudadano mediante el mecenazgo individual.

Para todo ello, la Fundación contará con un patronato, presidido por el catedrático de Historia Contemporánea de la Universitat de Girona (UdG) y exalcalde de Girona, Quim Nadal, que estará acompañado por personalidades del mundo académico y empresarial de la ciudad.

De este modo, el vicepresidente primero será Agustí Codina (director gerente de Medplaya), el vicepresidente segundo será Salvador Sunyer, y los vocales Josep Domènech (director de producciones de Bitò), Mercè Frauca (socia de Bitò), Marta Montalban (gerente de Bitò), Jaume Nadal (miembro del consejo de dirección de Bitò), Josep Roca (del restaurante El Celler de Can Roca) y Manel Xifra (presidente de Comexi Group).

La Fundación intentará crear un vínculo entre la sociedad civil y Temporada Alta a través del 'Club TA!', que agrupará a los espectadores que quieran implicarse con el festival; también potenciará la búsqueda de recursos --especialmente privados-- a través de 'El Cercle', que estará formado por empresarios sensibilizados con el mundo de la cultura, ha expuesto Sunyer.

ESPACIO DE REFLEXIÓN

La Ciudad Invisible también quiere ser un punto de reflexión, una fábrica de ideas que ayuden a reflexionar sobre el futuro del mundo de la cultura, la formación y el papel que debe tener la ciudad en este punto, para lo que se ha creado un 'think tank' que reunirá a sus miembros dos veces al año y que servirá de punto de debate para "pensar la ciudad del presente y del futuro", ha matizado Nadal.

Formarán parte del organismo personalidades procedentes del mundo académico, empresarial o mediático como Xavier Antich (presidente de la Fundación Tàpies), la periodista Mònica Terribas, Anna Maria Geli (rectora de la UdG), Anna Birulés (doctora en Economía por la Universitat de Barcelona), Joan Roca (chef de El Celler de Can Roca), Joaquim Coello (presidente de Aplus) o Edmon Roch (historiador y productor de cine), entre muchos otros.

Además, la Fundación --que inicia su camino con capital fundacional de 30.000 euros-- colaborará en la internacionalización de la escena teatral catalana y en dar visibilidad a Girona como ciudad referente de la cultura en el sur de Europa, dedicando una parte de sus recursos a traer creaciones internacionales y ayudando a que las mejores creaciones catalanas salga fuera.

Sunyer ha aclarado que nadie cobrará por formar parte de la Fundación y que su principal intención es diseñar cómo tiene que ser una ciudad que tiene como eje principal la cultura.

"Cuando parece que todo se hunde toca dibujar un nuevo futuro", ha manifestado, ya que espera que la entidad sirva para frenar los dos principales problemas de la sociedad actual: la crisis económica y la crisis de ideas en relación a las formas que tiene que tomar la cultura.