Publicado 17/03/2021 13:00CET

Piden prisión a 4 ultras por agredir a un independentista en una protesta por la sentencia del 1-O

Fiscalía lo considera un delito de odio a su ideología

BARCELONA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Delitos de Odio de Barcelona reclama una condena de cinco años de prisión para cuatro ultras acusados de un presunto delito de lesiones al agredir a un independentista durante una protesta contra la sentencia del 1-O.

En el escrito de acusación, consultado por Europa Press, el fiscal Miguel Ángel Aguilar explica que los cuatro participaron en una manifestación convocada por grupos de ultra derecha el 20 de octubre de 2019 -- cinco días después de publicarse la sentencia-- en la plaza Artós de Barcelona.

Allí se concentraron manifestantes "alzando el brazo derecho al grito de 'Sieg Heil', emulando el saludo utilizada en el régimen de terror del Tercer Reich alemán, entonaron cánticos como el 'Cara el Sol', himno de la Falange Española de las Jons, portaban banderas de España preconstitucionales con el águila de San Juan vigente durante la dictadura del general Franco".

También relata que usaron "banderas blancas con la cruz de Borgoña y un águila bicéfala (usada por los tercios de los Requetés que lucharon con el franquismo durante la guerra civil española) y banderas con cruces célticas (símbolo usado habitualmente por movimientos de ultra derecha y defensores del supremacismo de la 'raza aria'", y quemaron una bandera 'estelada', símbolo del independentismo.

A la vez, una manifestación convocada por grupos independentistas y antifascistas se concentró a unos metros de la otra protesta, separados unos de otros por efectivos antidisturbios de los Mossos d'Esquadra, ante lo que "queriendo romper el cordón policial para ir a encontrarse con el colectivo antagónico" uno de los acusados golpeó a un agente con el palo de una bandera.

Después, el grupo ultra marchó hacia el centro de la ciudad, donde había protestas por la sentencia del 1-O, y "en un momento determinado, varios grupúsculos de los manifestantes procedentes de la plaza Artós salieron de la manifestación con intención clara de buscar personas independentistas para agredirlas, algunas de estas personas iban con elementos que dificultaban su identificación, tapando su cara con capuchas, tapacubos y banderas, muchos de ellos llevaban también objetos contundentes en las manos, como palos y barras de hierro".

En este punto, los cuatro acusados y un menor de edad, "armados en su mayoría con objetos contundentes como palos, tubos metálicos, piedras y banderas con mango de madera", agredieron a un joven de 23 años en la confluencia de las calles Balmes y Rosselló.

INDEMNIZACIÓN DE 16.800 EUROS

El fiscal sostiene que lo hicieron porque lo "vincularon con el movimiento independentista y por tanto consideraron 'enemigo' a derribar, y movidos por su profunda animadversión a la ideología que le atribuyeron y con voluntad manifiesta de menoscabar su integridad física".

Lo tiraron al suelo y lo golpearon con el tubo metálico y otros objetos que llevaban, a la vez que, en grupo, le daban patadas y puñetazos.

Dos de los acusados pasaron un mes en prisión provisional por estos hechos, y dos de ellos han depositado 2.600 euros de la responsabilidad civil.

El fiscal también pide prohibirles acudir a manifestaciones durante cinco años más que el tiempo de condena de prisión, además de una indemnización conjunta de 16.800 euros al independentista agredido

Para leer más