Publicado 13/08/2021 13:29CET

Las playas catalanas baten el récord de nidos de tortuga boba con cinco localizados

Crías de tortuga Caretta Caretta acabadas de nacer en la playa de Calafell se dirigen al agua.
Crías de tortuga Caretta Caretta acabadas de nacer en la playa de Calafell se dirigen al agua. - MONTSE MIR/DACC

Han nacido 45 en Calafell (Tarragona) y 11 de ellas se criarán en cautividad

BARCELONA, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las playas catalanas han batido el récord de nidos de tortugas boba (Caretta caretta), una especie catalogada como vulnerable, con tres localizados en Calafell (Tarragona), Arenys de Mar (Barcelona) y Tarragona, y dos en la playa del Serrallo, en el Parque Natural del Delta de l'Ebre (Tarragona), probablemente de la misma tortuga.

Catalunya se establece así como un punto caliente en el proceso de expansión de las zonas de cría de esta especie, un fenómeno que está creciendo de forma significativa en el Mediterráneo occidental y que parece ligado al cambio climático y al sobrecalentamiento de las zonas tradicionales de reproducción, según ha explicado el Govern en un comunicado este viernes.

En la playa de Calafell ya han nacido esta semana 45 crías de tortugas, mientras que en Tarragona la puesta ha sido de 99 huevos; en Arenys de Mar se han contabilizado 142, y en el Delta de l'Ebre, 85 y 75.

En todos los casos, una parte de la puesta ha sido trasladada a las incubadoras del Centre de Recuperació d'Animals Marins (Cram) y del Zoo de Barcelona para su incubación.

LAS TORTUGAS DE CALAFELL

Las tortugas de Calafell han sido las primeras en nacer: el nido constaba de 146 huevos, de los cuales 85 se dejaron en la playa y 61 se trasladaron a las incubadoras del Cram y del Centre de Recuperació de Rèptils i Amfibis de Catalunya (Crarc) en Masquefa (Barcelona).

Del nido de la playa, 44 ejemplares han emergido de forma natural, y se ha encontrado además a una cría nacida que no llegó a emerger, así como 38 huevos sin desarrollo aparente y dos crías muertas dentro del huevo antes de eclosionar.

De las 45 tortugas, 34 han ido al mar y 11 se han llevado al Cram, ya que formarán parte durante un año de un programa de cría en cautividad que se desarrolla de forma coordinada con otros centros del Estado para mejorar las tasas de supervivencia de las tortugas durante el primer año --se estima que en condiciones naturales es de un 1%-- mientras se amplía el conocimiento de la especie.

A partir del seguimiento de los huevos trasladados a la incubadora se ha podido observar que la fertilidad del nido rondaba el 50%, y que de este 50% de huevos que iniciaron su desarrollo, todos han eclosionado.

La mayoría de las crías nacidas en las incubadoras del Cram y el Crarc se liberarán en los próximos días.