Practican la autopsia a la madre y a las dos niñas halladas muertas en su domicilio de Caldes de Malavella (Girona)

Actualizado 24/12/2007 15:44:53 CET

GIRONA, 24 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los especialistas del Instituto Anatómico Forense de Girona empezaron a practicar a primera hora de esta mañana la autopsia a los cadáveres de las niñas de cuatro y nueve años a las que supuestamente mató su madre antes de suicidarse en su casa de Caldes de Malavella (Girona), según fuentes cercanas a la investigación consultadas por Europa Press. Hoy es el segundo día de duelo de los tres que decretó ayer el ayuntamiento de la población en un pleno extraordinario.

Los resultados de la autopsia no se conocerán hasta dentro de unos días porque los análisis se realizan en los servicios de medicina forense de Barcelona y no son inmediatos. De todos modos, los investigadores se centran en la hipótesis que apunta a que Esperanza C.V., de 42 años, mató a sus dos hijas, Wanda y Alicia, con una sobredosis de medicamentos y después se quitó la vida.

Por su parte, la asociación de madres y padres de la escuela Sant Esteve de Caldes de Malavella, donde estudiaban las niñas, organizó esta mañana una reunión para que los padres de sus compañeros tengan medios para explicar a sus hijos lo ocurrido.

Los Mossos d'Esquadra encontraron a Wanda y Alicia sin vida la noche del sábado, estiradas en sus respectivas camas y sin signos externos de violencia. Su madre estaba semiinconsciente en su habitación y falleció poco después, ya que los servicios médicos de urgencias no consiguieron reanimarla.

Hacía tan sólo unos meses que el padre de las niñas había muerto en un accidente de tráfico cuando conducía una furgoneta de la empresa en la que trabajaba, en Bescanó (Girona). Al parecer, según los vecinos, la madre se medicaba desde la muerte de marido, aunque en las últimas semanas habían notado una mejora en su estado de ánimo.