Publicado 18/02/2015 15:00CET

El presidente de Islandia insta a anteponer la democracia a los intereses económico-financieros

El presidente de Islandia, Olafur Ragnar Grimsson
EUROPA PRESS

BARCELONA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Islandia, Olafur Ragnar Grimsson, ha instado este miércoles a anteponer la democracia a los intereses económico-financieros, y a afrontar las crisis sin aceptar la premisa de que para que haya recuperación la población debe sufrir, lo que ha calificado de "error".

En una conferencia en Iese sobre cómo su país ha afrontado y superado la crisis financiera de 2008, ha alertado de que un sistema financiero demasiado grande como el que tenía Islandia antes afecta a la competitividad porque resta talento al resto de sectores, especialmente en perfiles de ingeniería, matemáticas y expertos en tecnología.

Ha defendido que la principal aportación de Europa al mundo no ha sido el sistema financiero, sino que ha sido la Democracia, el Estado de Derecho y los Derechos Humanos, y que los bancos se pueden dejar caer si no han sido bien gestionados.

Ha incidido en que el sistema financiero tiene una "enorme responsabilidad" que las entidades no tuvieron en cuenta a la hora de desarrollar sus negocios antes de la crisis, y que con su colapso en Islandia llevó al país a disturbios y a que la policía tuviese que custodiar el Parlamento y el Banco Central.

"Fue lo que más me asustó, porque somos el país más pacífico y de los de más larga tradición democrática de Europa", que se independizó hace un siglo sin muertos ni encarcelados y que no tiene ejército, pero en el que se desencadenó la violencia interna por la crisis financiera.

Ha recordado que Islandia --de la que es presidente desde 1996-- votó en referéndum el rechazo a devolver la deuda con un apoyo de más del 90% de la población, y que tras devaluar la moneda y renegociar la deuda, entre otras medidas, el país ha salido adelante.

AUSTERIDAD

Ha señalado que la Unión Europea puso mucha presión a Islandia para intentar que pagase la deuda y aplicase un plan de austeridad, y se ha preguntado que, si toda la comunidad europea se equivocó en la solución para el caso de Islandia, "¿Por qué deberían tener razón en otros?".

No ha querido dar consejos específicos para el caso actual de negociación de la deuda de Grecia, pero sí ha abogado por que Europa saque sus propias lecciones sobre el ejemplo de la recuperación islandesa, y que cualquier decisión se tome con dos pesos equilibrados: "Los intereses económicos en una mano y la democracia en la otra".

Ha afirmado que "la democracia es más importante que los sistemas financieros", y ha augurado que el capitalismo seguirá teniendo crisis financieras, pero hay que poner las medidas para minimizar sus efectos.

Para leer más