Actualizado 28/06/2007 17:26 CET

El príncipe de Asturias inaugura el recinto de Gran Via de Fira de Barcelona

L'HOSPITALET DE LLOBREGAT (BARCELONA), 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, inauguró hoy el recinto de Gran Via de Fira de Barcelona en L'Hospitalet de Llobregat junto al presidente de la Generalitat, José Montilla, y los alcaldes de L'Hospitalet y de Barcelona, Celestino Corbacho y Jordi Hereu.

El nuevo espacio comenzó a construirse hace diez años en el Distrito Económico de L'Hospitalet y suma 200.000 metros cuadrados. Junto a la superficie del recinto de Montjuïc, Fira de Barcelona cuenta con 365.000 metros cuadrados, lo que la convierte en la segunda más grande de Europa tras la de Milán.

El príncipe Felipe, que pronunció en catalán la parte final de su discurso, afirmó que estas instalaciones "culminan años de esfuerzo, dedicación y quehacer profesional", en cuyo marco "destaca el espíritu de cooperación con el que las instituciones barcelonesas y catalanas han abordado la construcción de este equipamiento de Gran Vía y la puesta al día de la institución ferial".

El príncipe destacó la colaboración entre las diferentes administraciones y entre la iniciativa privada y la pública para ejecutar el proyecto.

Aseguró que, con la puesta en marcha del nuevo recinto, Fira de Barcelona "se consolida como un referente para el conjunto de la actividad industrial, comercial y empresarial de España" y refuerza su posición "entre las más importantes estructuras feriales de Europa".

"Desde ahora la Feria dispone de los medios necesarios para intensificar su excelente labor en un mundo definido, entre otros rasgos, por la globalización económica, por el auge de las tecnologías de la información y la comunicación, y por el constante aumento de la competencia internacional", dijo el príncipe Felipe, que aseguró que los dos grandes recintos feriales de los que ya dispone Barcelona "le permiten potenciar su atractivo como sede de ferias y acontecimientos internacionales de primer nivel".

COLABORACIÓN DEL SECTOR PÚBLICO Y PRIVADO.

El presidente catalán, José Montilla, destacó la colaboración entre el sector público y el privado para desarrollar el proyecto, y afirmó que esta colaboración "es hoy más necesaria que nunca" para desarrollar "proyectos estratégicos de país".

Montilla dijo que la ampliación de Fira de Barcelona ha supuesto "una importantísima inversión" y responde a la voluntad del sector empresarial de tener "una plataforma potente para dar respuesta a la ambición que, desde el punto de vista económico, Catalunya ha de tener".

"En el mundo globalizado en el que nos movemos --dijo--, es necesario, cada vez más, canalizar de manera adecuada los esfuerzos para estar presentes allí donde hay oportunidades y, al mismo tiempo, crear las condiciones para que las oportunidades vengan allí donde estamos", añadió Montilla.

El presidente de Fira de Barcelona, Josep Lluís Bonet, afirmó que "culmina un esfuerzo conjunto" y añadió que la Fira forma parte de "las grandes ilusiones colectivas que hacen avanzar un país generando riqueza y empleo para Barcelona, Catalunya y España".

Bonet explicó que la comunicación entre los dos recintos ha mejorado con la puesta en servicio de la estación de Ferrocarrils de la Generalitat de Fira-Europa, aunque "todavía lo tiene que hacer más con la llegada del metro".

INTERESES CONJUNTOS BARCELONA-L'HOSPITALET.

También intervino el alcalde de L'Hospitalet, Celestino Corbacho, quien dijo que "durante todos estos años se han producido grandes dificultades" para ejecutar el proyecto, pero que se han podido solventar porque ha habido unidad.

El alcalde aseguró que este proyecto demuestra que hay iniciativas que "sobrepasan fronteras" y que "no se limitan sólo a la ciudad en la que se ubican", y recordó que el recinto ferial ha contribuido a mejorar una zona donde se han invertido durante los últimos años 200 millones de euros.

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, explicó que el nuevo recinto es "un ejemplo de un planeamiento urbano común más allá de las fronteras administrativas", y constató los "muy buenos resultados" de la Fira en 2006, por lo que constató "muy buenas perspectivas" para este año.

Hereu añadió que el nuevo recinto permitirá incrementar la "eficacia y capacidad" de la Fira. Destacó también la "buena sintonía" entre las administraciones implicadas, y añadió que hoy fue "un gran día para la promoción económica" de Barcelona, L'Hospitalet y Catalunya.