Quim Torra advierte al Gobierno de que Josep Borrell es un "obstáculo" para llegar a acuerdos

Pleno del Parlament: bancada del Govern
EUROPA PRESS
Publicado 24/10/2018 12:46:51CET

   Critica que el Supremo paraliza el cargo a los bancos del impuesto de hipotecas

   BARCELONA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha advertido este miércoles al Gobierno central de que el ministro de Exteriores, Josep Borrell es un "obstáculo" para llegar a acuerdos entre ambas administraciones.

   Durante la sesión de control al Govern en el Parlament, el presidente del grupo al que pertenece Torra, Albert Batet (JxCat), ha criticado a Borrell afirmando que "lo más parecido a un político de derechas español es un político de izquierdas español".

   Así, ha preguntado a Torra por "la deriva de la política internacional" del Gobierno, y el presidente le ha respondido que el último capítulo de ese hecho es la retirada del estatus diplomático al delegado del Gobierno de Flandes en España, Jean Peumans.

   "Según nuestros cálculos, para Navidad no quedará ningún cónsul en Barcelona, porque el espíritu aniquilador de Borrell se ha activado", ha ironizado Torra.

   Ha recordado que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha prometido una solución dialogada sobre Catalunya, por lo que ha razonado: "No entiendo que un gobierno que quiere dialogar tenga a Borrell como ministro, que es un absoluto obstáculo para llegar a cualquier acuerdo".

   Para él, lo que sufre el ministro es una "obsesión hacia el independentismo catalán que supone uno de los obstáculos más serios para que el diálogo pueda tirar adelante", y se ha comprometido a combatir la actitud de ministro, internacionalizando el proceso de independencia, explicando el caso catalán y pidiendo mediación.

   El presidente también se ha referido a la decisión del Tribunal Supremo de paralizar la sentencia que obligaba a las entidades bancarias a hacerse cargo del impuesto a las hipotecas, en respuesta a una pregunta del popular Xavier García Albiol.

   Ha tachado de espectáculo que el Supremo recule en esa decisión y ha concluido que "hay un problema de grave descrédito del Gobierno español que se viene arrastrando desde la mal llamada Transición Democrática, que debería llamarse Restauración Borbónica".