La rectora de la UAB avisa que la universidad está en una situación "límite e insostenible"

Publicado 30/05/2019 15:27:59CET
UAB

CERDANYOLA DEL VALLÈS (BARCELONA), 30 May. (EUROPA PRESS) -

La rectora de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), Margarita Arboix, ha advertido este jueves de que las finanzas de la universidad se encuentran en una situación "límite e insostenible".

La UAB cerrará el ejercicio del 2018 con un déficit de 3,2 millones de euros, pese a haber seguido "escrupulosamente una política de equilibrio presupuestario", ha dicho Arboix en una comparecencia pública.

La rectora ha cargado contra el modelo de financiación público del sistema universitario catalán, que usa el del 2011, y ha recordado que cuando se aplicó supuso un ajuste de 60 millones de euros --de 360 a 300 millones anuales-- en el presupuesto de la UAB.

Ha reclamado más recursos para, por ejemplo, el mantenimiento de edificios e infraestructuras del campus, con un cálculo aproximado de ocho millones de euros anuales y no los dos que recibe actualmente, así como partidas para renovar docentes, ya que, de los cerca de 1.500 profesores permanentes, hay 32 menores de 40 años, además de cubrir bajas por jubilación con personal permanente.

Arboix ha pedido "unos presupuestos que se encuentren en los niveles de la OCDE, que están entorno al 2 o 2,2%, mientras que el de aquí está alrededor del 1,5%", y ha comparado la inversión pública en las universidades con otras comunidades autónomas como Andalucía que reserva 1.300 millones de euros y Madrid 920, cuando en Catalunya son 750.

La rectora, que este jueves ha presentado este diagnóstico en una sesión extraordinaria del Claustro, ha instado a la Generalitat a que adopte "las medidas necesarias para llevar a cabo una mejora inmediata y sostenida" de la financiación pública y que se habiliten los mecanismos económicos que reviertan la situación económica.

Asimismo, ha interpelado al Parlament para que "arbitre las normas adecuadas" para que el Govern cumpla las medidas que permitan a las universidades públicas cumplir las obligaciones que marcan las leyes y que la sociedad necesita.

Ha subrayado que la situación es extensible al resto de centros públicos de Catalunya y lo ha atribuido al modelo "caduco e ineficiente", y ha recalcado el papel generador y de transferencia de conocimiento que suponen para el desarrollo social, tecnológico y económico de Catalunya.

Para leer más