Actualizado 28/11/2007 18:54:17 +00:00 CET

La Síndica de Greuges de Barcelona reclama al Ayuntamiento inspecciones en edificios degradados para prevenir 'mobbing'

BARCELONA, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Síndica de Greuges de Barcelona, Pilar Malla, reclamó hoy al Ayuntamiento que haga inspecciones en los edificios antiguos con la finalidad de prevenir posibles casos de acoso inmobiliario o 'mobbing'.

En declaraciones a Europa Press, Malla indicó que la Sindicatura ha pedido en varias ocasiones que se inspeccionen las viviendas "en estado de degradación", con la finalidad de que "el estado de abandono no obligue a la gente a irse o que sea un mecanismo de presión" para que los arrendatarios abandonen los pisos donde habitan.

Malla también valoró la decisión del Ayuntamiento de Barcelona de que los nuevos pisos oficiales que edifica en la ciudad el Patronat Municipal de l'Habitatge no se hagan en régimen de venta, sino únicamente de alquiler o a concesión por 75 años. "Estoy muy contenta" con esta medida, dijo Malla, quien manifestó que, de este modo, se puede proceder a "una manera de construir ciudad más equitativa y con valores dando respuesta a las necesidades de las personas".

BUENA ADMINISTRACIÓN Y ADMINISTRACIÓN LOCAL.

La Sindicatura de Greuges de Barcelona organizó hoy unas jornadas, a las que acudieron un centenar de personas, sobre la buena administración y administración local. En ellas, el catedrático de derecho administrativo y ex presidente del Consell Consultiu de la Generalitat, Joaquim Tornos, presentó un informe sobre el derecho de los ciudadanos a una buena administración.

Tornos recordó que "la razón de ser de la Síndica de Greuges de Barcelona no es el control de la actividad municipal, sino la garantía de los derechos y libertades de los ciudadanos de Barcelona y de las personas que se encuentran en la ciudad aunque no sean residentes".

El catedrático abogó por la redacción de "un código de buenas prácticas que sirva de guía a los empleados públicos en el ejercicio de sus funciones".