TMB incorporará 12 trenes en el Metro para llegar a frecuencias de dos minutos y medio

Enric Cañas y Mercedes Vidal
TMB
Publicado 18/01/2019 13:10:14CET

Mercedes Vidal asegura que TMB está en posición de "asumir la gestión pública" del tranvía

BARCELONA, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

La concejal de Movilidad de Barcelona y presidente de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), Mercedes Vidal, ha explicado que se incorporarán 12 nuevos trenes a finales de 2019 para mejorar frecuencias en las líneas más congestionadas --L1, L2, L4 y L5-, con el objetivo "a largo plazo" de llegar a los dos minutos y medio de espera.

En una rueda de prensa junto al consejero delegado de TMB, Enric Cañas, Vidal ha explicado que ya se añadieron 10 trenes más en hora punta en las líneas convencionales, y que también se ha autorizado la compra de 42 trenes para sustituir a los convoyes que tienen más de 30 años.

En este sentido, la concejal ha subrayado que, durante este mandato, se ha "revertido" el descenso en inversión en Metro y autobuses, que se ha incrementado en un 86%: entre 2011 y 2014 ésta fue de 164 millones de euros, mientras que entre 2015 y 2018 se ha aumentado hasta los 305 millones.

"En solo cuatro años se han revertido los recortes que reducían significativamente la oferta y el servicio de transporte público colectivo a los ciudadanos de Barcelona y del área metropolitana.

La consecuencia es que TMB estará ahora en disposición de afrontar un protagonismo central en la movilidad futura de la ciudad", ha dicho Vidal.

Cañas ha resaltado que este mandato se han inaugurado las nuevas líneas L9 Sur y L10 Sur, lo que supone 22 nuevos kilómetros de Metro y 17 estaciones; se han invertido 8,25 millones en rehabilitación de estaciones, y se han iniciado trámites para reformar las de Sagrada Familia y Sants Estació.

En relación a la oferta de autobús, se han añadido 66 coches al servicio diario, alcanzando los 900 en hora punta; se han comprado 423 nuevos buses híbridos o eléctricos (un 230% más que en el mandato anterior); se ha finalizado la implantación de la nueva red de autobuses y el 100% de la flota es accesible.

MÁS DEMANDA Y MEJOR VALORACIÓN

Vidal ha asegurado que la nueva red de bus ha impulsado el servicio, que alcanzó en 2018 la cifra récord de 207,5 millones de viajes, un dato que se suma al máximo histórico del Metro, con 407,5 millones, lo que significa que TMB gestionó un total de 615 millones de viajes, el 60% de los que se registran en el área metropolitana.

"La valoración de bus y Metro ha alcanzado sus máximos históricos. Los usuarios del autobús puntúan el servicio con un 7,88 sobre diez, la nota más alta desde 2008, mientras que los viajeros puntúan al Metro con un 7,33, la cifra más alta de la serie histórica", ha detallado Cañas.

En el ámbito de la seguridad, ha destacado el incremento en el presupuesto dedicado a seguridad, prevención y vigilancia de un 70% desde 2014 --de los 15 millones del 2014 a los 25,5 de 2018-, y ha indicado que se ha reforzado el modelo basado en la prevención y la disuasión.

Cañas ha explicado que, durante este mandato, se han incorporado 550 nuevos trabajadores --por lo que suma un total de 7.524 empleados--; se ha remodelado el equipo directivo con la reducción en un 9% de su masa salarial; y se han firmado convenios de Metro y autobús con "mejoras sociales y salariales".

RETOS DE FUTURO

En relación a los retos de futuro de TMB, Vidal ha señalado que la empresa se encuentra en posición de emprender nuevos proyectos, como la creación del ente Transport for Barcelona y constituirse como operador universal de carácter público, así como para "asumir la gestión pública del tranvía".

También ha reflexionado que los retos actuales y de futuro de movilidad sólo pueden lograrse a través del incremento de demanda; la adaptación ante el cambio de paradigma en la movilidad; la lucha contra la contaminación y el cambio climático, y la recuperación del espacio público.

"La entrada en vigor en 2020 de la zona de bajas emisiones en la metrópolis de Barcelona añadirá nuevos retos en la gestión del transporte público, ya que se prevé un aumento de los usuarios", y ha dicho que, a pesar de que los datos son favorables, la empresa no quiere tener una visión triunfalista sobre su gestión.