Actualizado 05/02/2009 19:36 CET

Tremosa critica que la enseñanza pública no tiene "glamour" y apela al refuerzo de la concertada

BARCELONA, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

El doctor en Economía y candidato de CiU a las elecciones europeas, Ramon Tremosa, criticó hoy que la enseñanza pública catalana "no tiene glamour", y apostó por el refuerzo de la privada concertada durante su ponencia sobre el proyecto de la Ley de Educación de Catalunya (LEC), organizada por patronales de la escuela concertada catalana.

En la jornada 'La escuela privada concertada para una LEC de futuro y de país', el catedrático explicó que tanto la educación como la enseñanza son los dos grandes pilares del Estado del Bienestar. Tremosa bromeó: "No vengo a hablar de anécdotas sobre qué día empiezan las vacaciones", en referencia a la propuesta de calendario escolar de la Conselleria.

"Los catalanes debemos felicitarnos por la tradición y el prestigio de los médicos catalanes", y apuntó que en los medios de comunicación siempre hay noticias positivas sobre su elogiado Institut Català de la Salut (ICS), organismo del que "no existe nada parecido" en la Conselleria de Educación. Apuntó que la enseñanza "no goza del mismo prestigio".

Para Tremosa, la valoración social de los profesores va a la baja. "No se percibe como un grave problema que la enseñanza no sea competitiva ni se gestione con criterios de eficiencia", criticó.

La competitividad de Catalunya pasa por el refuerzo de la escuela concertada catalana "y no por su lenta asfixia económica y financiera y por su extinción". De estos centros, alabó su formación "de calidad y en libertad".

"La alternativa es la escuela pública, con un régimen funcionarial como el actual, sin ningún tipo de control de calidad, de costes o de resultados", advirtió Tremosa, quien insistió en no dejar perder toda la tradición escolar conformada por estos centros.

GESTIÓN PRIVADA

Lamentó que sería políticamente incorrecto que las escuelas se gestionaran de forma individual por parte de empresas especializadas y por asociaciones de padres, lo que señaló como una solución. Tremosa dijo que la enseñanza siempre es protagonista de noticias negativas "por el elevado fracaso escolar y por la violencia entre estudiantes". Añadió que la enseñanza cuenta con un "exceso de ideología".

Afirmó que existe "opacidad de datos oficiales" sobre el coste de una plaza pública de educación, lo que calificó de "mala calidad democrática". Pero, según datos del 2000, una plaza pública costaba 659.000 pesetas, mientras que la concertada costó 346.000.

En este sentido, se preguntó "por qué la privada concertada no puede crecer en Catalunya", y advirtió a la Conselleria que el crecimiento demográfico obligará a establecer formas de copago en la enseñanza.