Actualizado 05/07/2015 12:36 CET

Trias advierte de las consecuencias que tendría una eventual suspensión: "Nos enfadaremos"

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias
EUROPA PRESS

Pide un gobierno municipal "fuerte y cohesionado" para el próximo mandato

BARCELONA, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, ha hecho un llamamiento este martes a movilizarse en la próxima Diada y ha advertido de las consecuencias que tendría una eventual suspensión de la consulta soberanista que el Govern quiere celebrar el 9 de noviembre: "Nos enfadaremos".

En un desayuno informativo, Trias ha asegurado que los catalanes deben poder votar, y tras resaltar que se trata de una consulta que no es vinculante, ha dicho: "Sólo se quiere pedir la opinión a la gente. Es muy triste que no se pueda ir a votar, es un error democrático grave".

Ha reiterado que pase lo que pase, el Ayuntamiento se pondrá a disposición de la Generalitat y del Parlament y aunque no ha querido posicionarse sobre un eventual adelanto de las elecciones autonómicas si no hay consulta, sí que ha dicho que en cualquier caso, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, "deberá reunirse con los partidos y tomar las decisiones pertinentes" de forma unitaria.

Según Trias, arranca un curso político determinante, tanto a nivel municipal --ya a finales de mayo hay las elecciones municipales-- como también a escala catalana, y ha defendido que haya urnas en el 9N: "Es necesaria una consulta legal. Es evidente que no podemos seguir igual".

Tras agradecer al PSC su predisposición a abrir un diálogo sobre los presupuestos municipales de 2015, ha lanzado un mensaje al resto de fuerzas de cara al próximo mandato: habrá que tomar decisiones importantes, por lo que será necesario un gobierno municipal "fuerte y cohesionado".

Entre los retos para el próximo mandato, está cómo evoluciona el proceso soberanista, en el que según ha dicho, Barcelona deberá ejercer un papel fundamental, al tratarse de la futura capital de un eventual Estado independiente.

TURISMO: NO HAY "MONOCULTIVO"

Durante su intervención en un acto del Forum Europa, ha defendido la gestión que el gobierno municipal ha hecho durante las últimas semanas de la crisis en el barrio de la Barceloneta, tras las movilizaciones vecinales en contra de las molestias que ocasionan los apartamentos turísticos sin licencia y el incivismo de algunos visitantes.

A quienes critican al equipo de gobierno municipal y le acusan de priorizar el turismo por encima de todas las cosas, ha asegurado que "no es verdad" que en la ciudad haya un monocultivo de este sector, y ha destacado que la economía de Barcelona está diversificada, como prueban los diferentes indicadores, y ha puesto en valor la apuesta que hace la logística, el comercio, las infraestructuras y la innovación, entre otros ámbitos.

"Somos la punta de lanza de la recuperación económica de nuestro país", ha destacado Trias, que ha abogado por una buena gestión del turismo, que equivale al 12% del Producto Interior Bruto (PIB) de la ciudad y que emplea a más de 120.000 personas.

Otros desafíos son la reforma urbanística de la Sagrera y también ha defendido transformar la zona del Morrot, ocupada por instalaciones logísticas y una estación de mercancías, que debe dejar de "parecer el lugar de los deshechos".

Trias pedirá a la Generalitat una revisión del impuesto que grava las pernoctaciones turísticas, para que pueda revertir en los barrios de la ciudad mediante más inversiones y pedirá al Estado que permita la contratación de más agentes de la Guardia Urbana y que parte del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) que grava las actividades turísticas pueda revertir a las arcas municipales.

Para leer más