Actualizado 05/03/2009 19:09 CET

La UB defiende que su endeudamiento anual tiende al equilibrio presupuestario

Pide a la Generalitat apoyo en el mantenimiento del Laboratorio de Resonancia Magnética Nuclear

BARCELONA, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Universitat de Barcelona (UB) defendió recientemente que su déficit estructural tiende a la convergencia, ya que el endeudamiento anual se reduce año tras año, a pesar de que el déficit acumulado estimado de 2008 es de 91,5 millones de euros.

En una entrevista a Europa Press, el gerente de la UB hasta el 3 de marzo, Miquel Espinosa, explicó que en 2005 "afloró una realidad que no se conocía". El equipo que entonces accedió al gobierno de la universidad detectó que el centro acumulaba un déficit de 25,7 millones de euros, y cerró el ejercicio de 2005 con un endeudamiento anual de 20,2 millones. Por ello, a 31 de diciembre de 2005, la universidad acumulaba un déficit de 45,9 millones.

No obstante, Espinosa subrayó que tanto el equipo del ex rector Màrius Rubiralta, como el del entonces rector en funciones, Josep Samitier, consiguieron reducir el endeudamiento anual, "el más difícil de abordar en una institución de la magnitud de la UB".

En 2006 y 2007, el déficit anual fue de 14,2 y 15,7 millones respectivamente, lo que hizo crecer el déficit acumulado hasta 75,8 millones de euros a finales de 2007, pese a la bajada de los déficits anuales.

Concretó que tras detectar la situación se encargaron tres estudios de análisis para enumerar "actuaciones posibles" contra el déficit. En el presupuesto de 2008, la UB aplicó políticas concretas en dos direcciones: prejubilaciones --con relevo generacional-- y la reestructuración de los comedores universitarios, además de otras medidas como el rigor presupuestario o la exigencia de cobrar "incobrables", entre otras.

El equipo del nuevo rector, Dídac Ramírez, ya está trabajando en nuevas medidas que debe proponer al Comisionado de Universidades y a la Conselleria de Economia, pero difícilmente antes de abril habrá alguna resolución al respecto.

En 2008, la UB pidió a la Generalitat que se hiciera cargo de los gastos de funcionamiento del Laboratorio de Resonancia Magnética Nuclear. La gran instalación ubicada en el Parque Científico de Barcelona (PCB) facilita el acceso a los instrumentos de resonancia magnética nuclear de muy alto campo.

El Ministerio de Ciencia la define como una "instalación singular", por lo que éste se hace cargo de la inversión inicial, y la comunidad autónoma debe asumir el mantenimiento.

En segundo lugar, la UB ha manifestado al Comisionado de Universidades que debería ajustar su cuota de participación en la financiación del Consorcio de Bibliotecas Universitarias de Catalunya, ya que el porcentaje de estudiantes de la UB "no es el mismo que hace seis años, cuando había más estudiantes en la UB que en el resto de centros". Actualmente, el centro aporta más recursos al consorcio de lo que representa su volumen de estudiantes.

SIN PAN BAJO EL BRAZO

Para el gerente de la UB, en relación al PCB, esta infraestructura fue una "buena idea, pero nació sin un pan bajo el brazo", lamentó en referencia a la falta de inversiones iniciales por parte de la administración.

"Difícilmente una infraestructura de estas características pueda sobrevivir si no tiene una aportación de las administraciones", dijo Espinosa, quien defendió que se trata de un equipamiento "viable y rendible económicamente a nivel de su operatividad cotidiana".

Espinosa concretó que el dinero pendiente de cobrar por parte de las universidades del Plan de financiación extraordinario de 2007-2010 --en 2008 faltaban 50,9 millones de euros por repartir-- es debido a un problema de liquidez de la Generalitat, agravado por la crisis, y que "nadie pone en duda el reconocimiento de la deuda, lo que se pospone el pago".